Gilberto Caicedo Gardeazábal

Luz al final del túnel

Gilberto Caicedo Gardeazábal
Opinión
POR:
Gilberto Caicedo Gardeazábal
julio 02 de 2014
2014-07-02 03:02 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c62deb4e131.png

La amenaza de un recrudecimiento de la situación que atraviesa Ucrania no ha sido excusa para que Europa no mantenga su admirable recuperación. Sin negar que sea débil y dependiente del peso que tiene Alemania, la economía ha crecido en la mayoría de países.

A partir del segundo trimestre del 2013 y luego de caer 1,16 por ciento, el PIB comenzó su camino ascendente, cumpliéndose en marzo de este año dos trimestres seguidos de expansión positiva. Si bien fue necesaria la corrección de la proyección del crecimiento económico para el 2014, a solo el 1 por ciento, el optimismo de las autoridades se evidenció con la revisión al alza del crecimiento del PIB para el 2015 (1,7), con base en un mayor ingreso disponible esperado. En cuanto a la inflación, medida con el índice armonizado de precios, se estima que el bajo nivel que se dará en el 2014 (0,7 por ciento) será superado progresivamente durante los próximos dos años, esquivando así la temida deflación.

El desempleo viene cayendo de manera leve, pero sostenida en los últimos siete meses, registrándose 11,7 por ciento en el pasado mes de abril. Sin embargo, es muy poco probable que este año se logre un mayor avance en el mercado laboral.

Cobrando parte en la victoria por esa luz que se percibe al final de túnel, el Banco Central Europeo resalta los beneficios de su política monetaria expansiva y del fortalecimiento del papel vigilante de los consejos de política fiscal. Estos últimos buscan garantizar el respeto por las reglas fiscales y la adecuada utilización de las medidas correctivas ante las distorsiones locales. Paradójicamente, los primeros beneficiados de estas políticas son los bancos, ya que mejorarán sus niveles de capital y márgenes de solvencia.

Con la reducción de las tasas de largo plazo y el castigo a la liquidez ociosa que mantienen las instituciones en sus reservas, vienen nuevas medidas tendientes a desbloquear el mercado de bonos originados en activos titularizados, más conocidos como ABS (Asset-Backed Securities), los cuales representan el 15 por ciento de los valores pignorados que garantizan las operaciones del Eurosistema.

Así como crece el interés de los inversionistas extranjeros para adquirir activos, las expectativas para el sector industrial, según los resultados de las encuestas de la Comisión Europea, prometen un aumento de la inversión en razón a la simultaneidad de los beneficios tributarios con las mejores condiciones de acceso al crédito. Pero los niveles esperados de inversión continuarán siendo bajos porque las condiciones para la mediana y pequeña empresa no son tan favorables comparándolas con las posibilidades de las grandes. En cuanto al estancamiento reciente de ese importante desempeño exportador que superó con creces el desplome del 2009, inquieta, por ser desfavorable, la caída del 39 por ciento en la relación del comercio mundial con la evolución del PIB global, situándose ahora en 1,1 su elasticidad.

Finalmente, el pobre crecimiento en las colocaciones de las instituciones financieras y la caída de los precios del sector energético –y próximamente del petróleo–, no merecen tanta preocupación como sí el resurgimiento de airadas corrientes nacionalistas y de extrema derecha que desdibujan la necesidad de persistir en la construcción de una Europa unida.

Gilberto Caicedo G.

Analista y consultor corporativo

gcaicedogar@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado