Gonzalo Gallo González
columnista

Año nuevo, ¿vida nueva?

Todo triunfador ha fracasado y no logra su sueño en el primer intento, él supera tropiezos y aprende de sus errores.

Gonzalo Gallo González
Opinión
POR:
Gonzalo Gallo González
enero 12 de 2017
2017-01-12 10:44 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

¿El estribillo de una canción popular será cierto o todo seguirá igual? Decide regalarte una vida. ¿Cómo? Apoyándote en herramientas que les dan buenos resultados a los campeones. No hay recetas mágicas, pero si hay acciones que dan buenos frutos si eres apasionado, confías y eres persistente.

En este 2017 saca tiempo para aquietarte, viajar hacia adentro y buscar sabiduría. Toma decisiones acertadas y acepta los hechos y las personas con una profunda compasión y sin juicios. Los sabios siempre han dedicado momentos a escudriñar la conciencia y examinar las actitudes y las acciones. Dedica 10 minutos diarios para reconocer tus fallas y llegar a la verdad verdadera, y otros 10 a cuidar tu espíritu. El reto es ir más allá de las apariencias y no caer en la red de los falsos juicios y conflictos que crea el ego soberbio. Muchos seguirán apoltronados en la silla del falso confort y no tendrán una vida nueva. Vences los escollos y avanzas si el amor te lleva y hay pureza en tu mente y tus actos.

Marshall Bruce Mathers o Eminem es un reconocido rapero y productor de discos, pero antes de estar en la cima se topó con serios escollos, como la pobreza y la adicción a las drogas. A Walt Disney le rechazaron varias veces sus dibujos y le dijeron que carecía de talento y originalidad. Abraham Lincoln fracasó innumerables veces antes de llegar a la presidencia de Estados Unidos. Al gran tenor Enrico Caruso le dijeron un día que no insistiera en cantar porque tenía voz de papagayo. Cristóbal Colón insistió diez años entre Portugal y España hasta que recibió el apoyo para su expedición. La lista podría seguir, porque todos los triunfadores han afrontado y superado negativas, fracasos y problemas. Por lo tanto, confía en Dios y en ti, da lo mejor, persevera y levántate animoso de cada caída. Solo triunfa el perseverante. Es iluso pretender cambiar el mundo; lo sensato es mejorarte a ti mismo y aceptar la realidad tal como es.

Un estudio europeo con personas exitosas muestra que se han fijado unas metas y las han buscado con fe, pasión y persistencia. Todo triunfador ha fracasado y no logra su sueño en el primer intento, él supera tropiezos y aprende de sus errores. Como el buen labriego, ara el terreno, siembra, cuida el surco y es paciente antes de cosechar.

Nadie disfruta las rosas sin aceptar las espinas, nadie construye una catedral o una casa sin colocar ladrillo tras ladrillo. Muchos ganadores se desalentaron algún día y pensaron que estaban persiguiendo un imposible, pero decidieron avanzar por el desierto hasta llegar al oasis y seguir sin flaquear. Tú también lo puedes hacer y lograrás lo que buscas si renuevas tu fe y fortaleces tu esperanza.

En lugar de perder energías en la fatigosa labor de cambiar a otros, acéptalos con un profundo amor, sin tolerar abusos, y ellos cambiarán a su debido tiempo. En este 2017 tu vida no será un enigma si eres transparente y abandonas el mundo de las ilusiones que crea el ego soberbio. Ánimo, no te rindas aunque caigas y asume un compromiso de cambio con un plan, fechas y recursos. Sin eso una vida nueva es solo una tonada, un embeleco.

Gonzalo Gallo González
Escritor - Conferencista
charleschaplin@oasisgonzalogallo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado