Gonzalo Gallo González
columnista

La magia de la gratitud

Diversos estudios han demostrado que la gratitud mejora la vida en todos los planos: mental, emocional, espiritual y físico.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
febrero 01 de 2018
2018-02-01 09:14 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

El sol brilla más para ti cuando haces balance con gratitud de lo que tienes, no de lo que te falta. Hay sosiego en tu interior cuando admiras las estrellas en lugar de quejarte por la oscuridad.

Eres un ser más positivo si cambias la envidia por admiración, las críticas por alabanzas y los juicios por perdón. Sales siempre avante si conservas los ímpetus del principiante y cultivas la paciencia del pescador. La vida solo depara alegrías a los que aman, creen, agradecen, persisten y no flotan en el limbo de las dudas y el desamor. Tu existencia no es una vorágine cuando sirves con una entrega fervorosa y sin mezquindad. Cuando te apasionas por el bien, también hay tiempos aciagos, pero al final el desenlace es feliz. La gratitud ilumina la vida. Sí, todo termina bien para los que aman a Dios y perseveran en el buen obrar. Ámate y ama. Da gracias sin cesar.

Diversos estudios han demostrado que la gratitud mejora la vida en todos los planos: mental, emocional, espiritual y físico. Pacientes agradecidos se curan antes que los negativos y los quejumbrosos. La gratitud tiene un poder sanador y liberador. Dar gracias tiene tres grandes ventajas: te abre las puertas a la alegría y la felicidad; al ser bien consciente de tus dones y bendiciones, tienes más esperanza y paciencia, y la gratitud aumenta tus ganas de vivir y mejora tus relaciones.

Siendo agradecido eres más optimista porque haces balance de tus bienes, no de tus penas o tus carencias. Por lo mismo, elige agradecer lo pequeño y lo grande. Incluso lo que se suele ver como negativo es digno de gratitud, ya que de los males suelen brotar grandes bienes o aprendizajes. Es lo que simboliza para los orientales la flor de loto, que es pura y hermosa cuando brota del cielo o de agua pantanosa.

Kristi Nelson es directora ejecutiva de gratefulness.org, que se describe como un santuario en línea, dedicado a fomentar una vida agradecida. Ella, con base en sus experiencias, dice: “La gratitud puede ayudar a replantear positivamente no solo el presente, sino también el pasado y el futuro. Hemos visto personas que lograron enormes avances en la valoración de sus vidas y de los demás, y la vida misma como resultado de centrarse en aquello por lo que deben sentirse agradecidos frente a lo que les falta en sus vidas. Algo que refuerza el doctor Robert Emmons, de la Universidad de California, quien como sicólogo ha realizado estudios al respecto: “La gratitud es una buena medicina. Los estudios demuestran que practicar la gratitud puede emplearse para disminuir la presión arterial, dejar de fumar y reducir el estrés”.

Hizo un estudio con tres grupos, todos llevaban un diario semanal: unos describían las cosas por las que sentían agradecimiento, otros explicaban todo lo que les fastidiaba, y el tercero hacía un seguimiento de los eventos neutrales. Al cabo de 10 semanas, los del grupo de gratitud se sentían 25 por ciento mejor que los otros grupos, reportaron menos problemas de salud y rendían un promedio de 1,5 horas más. En un trabajo posterior con una configuración similar, los participantes que completaron ejercicios de gratitud cada día, ofrecieron a otras personas más apoyo.

“Cerca de seis buenos estudios muestran que la gratitud facilita el sueño”, afirma Emmons. Casi todos los puntos sobre el buen dormir, incluida la duración del sueño y el tiempo para conciliarlo, mejoran con la gratitud. ¡Gracias por leer este artículo!

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado