Gonzalo Gallo González
columnista

Herramientas poderosas

Si no estás alerta o despierto la ‘zoociedad’ te manipula a sus anchas y obedeces como un títere.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
enero 26 de 2017
2017-01-26 10:06 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Coaching es aplicar en tu vida técnicas o dinámicas que les brindan estupendos resultados a los deportistas. Dos herramientas poderosas son las afirmaciones y la visualización creativa, y es mejor cuando las aplicas en estado de relax.

Si a esto le agregas la gratitud, entonces el universo se confabula para ayudarte. Practica con entusiasmo la técnica AVA: afirmar, visualizar, agradecer. Dedica a este ejercicio buenos minutos del día. Busca un espacio sereno, recuéstate, cierra los ojos, respira bien un rato y comienza a hacer afirmaciones: me siento mejor, mejor y mejor; valgo mucho; amo y me aman; logro mis metas; todo lo bueno llega a mí. Visualiza que vives lo que afirmas y da gracias a Dios por tus talentos y tus logros. Apasiónate por lo que quieres, ya que sin pasión no hay obtención. También vive alerta para dar lo mejor de ti y comprometerte a hacer reales tus anhelos.

Si no estás alerta o despierto la ‘zoociedad’ te manipula a sus anchas y obedeces como un títere. Los publicistas, pagados por el capital, en general, son expertos en inducirte a comprar lo que sea sin que lo necesites. Un truco es ofrecerte presuntas rebajas con dos colores que le encantan al cerebro: el amarillo y el rojo.

Los verás por doquier en cantidad de avisos, ofertas, gangas y promociones. Seducen porque el amarillo le habla al cerebro de oro, luz, brillo, y el sol, que da calor y vida. El rojo, por su parte, atrae como color de la sangre y la pasión. Tú los ves y, quieras o no, te atrapan con su imán. Úsalos, entonces, para tu mejoramiento: escribe un compromiso en papel amarillo con tinta roja y repite al verlo: “Yo… (tu nombre)… cada día soy más tolerante. Gracias, amado Dios”. Reafirma, porque lo que se decreta, se concreta.
Otro ejercicio efectivo es volcar tu energía en un firme compromiso de mejoramiento: piensa, habla, siente y actúa enfocado en lo que deseas alcanzar, por ejemplo,

perseverar. Tan pronto despiertes declara convencido: soy paciente, constante y respiro perseverancia. Durante el día repites: decido insistir y persistir, y lo logro. El reto es vivir todo el día en función de tu deseo, interiorizarlo y visualizarlo. Logras lo que te propongas si pones en eso todo tu ser, tu mente y tu alma.

Hay trucos que ayudan para conquistar lo que ansías y escalar cumbres en apariencia inaccesibles. A los cuatro años Mariana Pajón ya afirmaba en una entrevista: “quiero ser campeona mundial”. Sus innumerables triunfos y sus dos medallas de oro olímpicas son el fruto del compromiso, la pasión, y que es la dueña de su mente. Por eso dice: “si eres buena físicamente y no mentalmente, no estás en nada (…), primero se pedalea con la cabeza y luego se pedalea con los pies”.

Mariana se ayuda con apoyos visuales en su mano: un tatuaje de los aros olímpicos, uñas doradas y una manilla de hilo que la anima a entrenar siete horas diarias. Observa siempre el oro, y se ve ya en la pista ganando. Haz algo similar y te irá bien si te apasionas. No es suerte, es pasión.

Gonzalo Gallo González
Escritor - Conferencista
charleschaplin@oasisgonzalogallo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado