Gonzalo Gallo González

Alquimia espiritual

Gonzalo Gallo González
Opinión
POR:
Gonzalo Gallo González
abril 26 de 2013
2013-04-26 03:05 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Viajemos al año 900 e imaginemos que estamos en el laboratorio de un viejo alquimista con sus vasijas, redomas, ácidos, metales y un horno de atanor.

Está buscando la piedra filosofal que transmuta metales en oro, y para eso usa pirita, azufre, sal, mercurio y otras sustancias.

Los datos que se tienen sobre la alquimia son inciertos, porque los alquimistas ocultaban su saber. Se cree que muchos en realidad buscaban una conversión espiritual: transmutar el vicio en virtud. La época de la alquimia seduce, ya desde el antiguo Egipto, y uno los imagina buscando con afán el elixir de la inmortalidad.

Allí hay valiosas lecciones si crees que tú puedes ser un alquimista y lograr mágicas transmutaciones.

Tu pirita es el amor, tu luz, la fe, y tu sustancia secreta es la pasión que pones en convertir lo oscuro en claro.

Tu maestro es Dios y, si de verdad pones tu vida en sus manos, haces la mejor alquimia de la vida y reciclas la basura que guardas y te hace daño.

Es una paradoja que el ser humano bote los desechos orgánicos y guarde la basura emocional.

Tú, tan pronto como puedes, sacas afuera lo que ya no sirve, pero puedes convivir por años con emociones tóxicas. Si dejaras la basura en tu cuarto, tal vez así caerías en la cuenta de la insensatez.

Es absurdo y nefasto incubar en el alma odio, culpa, rabia, rencor o miedo; puro veneno. Son emociones que enferman y que borras con un perdón generoso y sincero o, en casos graves, con una terapia dinámica.

Solo necesitas vivir en sintonía con Dios, contar con su poder y estar en paz con el ayer. Ganas calma al aplacar la ira o el odio y aceptar que quien te ofende está en la inconsciencia. Debes hacerlo para estar sereno y no acumular basura emocional dañina para tu mente, tu alma y tu cuerpo.

La fuente de muchos dolores no es física, es emocional y así lo asumen los médicos sabios. Detrás de esos dolores de cabeza, de espalda o del vientre, hay mucha tensión, estrés y rabias guardadas.

Son plagas que roban tu energía vital, contraen los vasos sanguíneos y esto se refleja en dolorosos espasmos, dolores crónicos o enfermedades graves.

Por lo mismo, si de verdad te amas, haz todo lo que puedas para tener paz interior y soltar emociones que te enferman. Juegas con fuego y ferias tu salud cuando caes en las redes del odio, la rabia, la culpa o el rencor.

Hay una interesante investigación del doctor David Spiegel, en la universidad de Stanford, con mujeres desahuciadas de cáncer para ver qué efecto tenía en ellas su estado anímico. Aquellas que recibían apoyo emocional, afectivo y eran positivas vivían en promedio dos años más que las demás.

El estudio corrobora todo lo que se sabe sobre la unidad perfecta entre el alma, la mente y el cuerpo. Sé bien consciente de que el cuerpo simplemente somatiza lo que envenena tu espíritu y tu mente y elige cultivar únicamente emociones lindas.

Eso también es hacer alquimia. Mira a tu alrededor y verás cómo las personas espirituales son serenas e irradian buena energía.

Gonzalo Gallo G.

Escritor – Conferencista

charleschaplin@oasisgonzalogallo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado