Gonzalo Gallo González

Amar lo que se hace

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
octubre 19 de 2012
2012-10-19 03:52 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Al literato alemán Goethe se atribuye un aforismo, que ojalá se cumpla en nuestro cotidiano vivir: “no es hacer lo que queremos, sino querer lo que hacemos, lo que nos da felicidad”.

Pide cada día a Dios que renueve tu energía y pon una chispa de amor y luz en todo lo que realizas. Pon el corazón en cada gesto y cada mirada; llena de amor todos los espacios y corazones.

Ante todo, sé bueno contigo mismo y podrás ser bueno con los demás y entender sus razones o vacíos.

Martin Luther King decía que el en cielo hay fiesta cuando un barrendero cumple su oficio con amor.

También hay fiesta cuando un orfebre hace filigranas, un carpintero pule bien la madera y un chofer, un empleado o una secretaria trabajan con pasión.

No te quejes por ir a trabajar, da gracias por no tener que levantarte a buscar trabajo.

Piensa en lo mejor cuando te asaltan las dudas y el desaliento te echa al suelo. Puedes esperar lo mejor si perseveras, y ya estás derrotado si decides abandonar.

Confía en ti, en Dios, apela a todos tus talentos y levántate con una nueva energía. Solo piensa en la entrega y el tesón de aquellos que logran sus metas con un ánimo invencible.

Todo lo que tiene valor pide dedicación y grandes deseos. Dicen que para lograr un diamante de medio quilate hay que remover 46 mil libras de tierra.

Se sabe que Dante le dedicó más de 10 años a la Divina Comedia y Miguel Ángel perseveró cuatro años pintando el Juicio Final. Por su parte, Edison hizo casi 10 mil experimentos para encontrar el filamento incandescente de la primera bombilla.

Ama lo que haces y convierte tu trabajo en una misión de servicio amoroso, excelente, innovador, oportuno y único.

Cuando quieras mejorar algo en tu labor o tu vida, di con decisión: “quiero, puedo y lo voy a lograr”. Sé asertivo y afirma con poder en lugar de decir algo como: “voy a tratar de hacerlo”.

Decide y actúa. Los triunfadores emplean interna y externamente un lenguaje empoderado: “quiero, puedo, me gusta, lo haré”. Tratar de hacer algo es como decir, “tal vez, a lo mejor, quién sabe, quizás, de pronto lo hago”.

Y eso es lo que nos recuerda el cuento de la joven que se casa con un hombre que la triplica en edad. Pasa el tiempo y, como no tienen hijos, las amigas le preguntan qué pasa, y ella dice: “estamos en tratamiento”.

Las amigas se sorprenden y le preguntan: ¿de cuál tratamiento hablas, y ella responde: “él trata y yo miento”. Pues bien, algo similar sucede contigo cuando te engañas diciendo que vas a tratar de cambiar.

No lo trates, hazlo aplicando las virtudes que mencionó el sabio persa Rumi cuando decía: “en la generosidad sé como un río y en la compasión, sé como el sol.

En ocultar los defectos de otros, sé como la noche y en la ira, sé como los muertos. En la modestia y la humildad, sé como la tierra y en la tolerancia, sé como el mar”. Ámate y ama lo que haces.

Gonzalo Gallo G.

Escritor – Conferencista

charleschaplin@oasisgonzalogallo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado