Gonzalo Gallo González

El arte de fracasar

Gonzalo Gallo González
Opinión
POR:
Gonzalo Gallo González
octubre 10 de 2014
2014-10-10 12:40 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Para triunfar hay que saber fracasar como Rovio, la empresa finlandesa que creó el popular juego Angry Birds. Antes de ese gran éxito hubo 51 intentos de aplicaciones que resultaron fallidas. Saber perder es un arte que practica todo triunfador cuando asume los fracasos como aprendizajes.

¿Sabías que hay un evento internacional de emprendimiento en el que los invitados enseñan a aprender de los errores? Se llama FailCon y lo crearon en el 2009, en Silicon Valley, dos mujeres ingeniosas: Cass Phillips y Diane Loviglio. Ambas estaban descontentas de tantos eventos solo con triunfadores que hablaban de sus éxitos.

Entonces, se dijeron: errar es normal, equivocarse no es perder y hay que aprender de los mal llamados fracasos. Si te interesa, un próximo Failcon se hará en Porto Alegre, Brasil, en septiembre.

¿Conoces el secreto de los triunfadores? Han llegado al éxito de fracaso en fracaso. Todo en la vida es según la ley de ensayo y error, y el sabio aprende algo valioso de sus fallas o derrotas. El fracaso solo existe cuando te das por vencido, fracaso es cuando te rindes y no aprendes nada.

Todo ganador ha sido un buen perdedor y volverá a serlo porque la vida no es una suma de puros éxitos. Los pintores impresionistas fueron criticados y rechazados, pero creían en lo que hacían y se impusieron. A grandes intérpretes como Celia Cruz o Madonna, les cerraron las puertas al inicio, pero su fe era más grande que sus dudas. Por lo mismo, cree en Dios y en ti, da lo mejor y, si caes diez veces, levántate once, según dice un proverbio japonés. Creer, dar lo mejor, perseverar, asociarte e innovar son cinco claves para lograr lo que te propones.

Tamerlán fue un gran caudillo y estratega mongol, cuyo imperio iba desde la India hasta Rusia. Murió en 1405, fue un estudioso de la astronomía y sus restos reposan en Samarkanda, Usbequiztan. En cierta ocasión estaba sumido en el desaliento después de una derrota y acaeció algo especial.

Vio a una hormiguita que subía por una roca a su lado y decidió tumbarla con la punta de la espada. Siguió pensando en lo peor y, de pronto, vio como la hormiguita ascendía de nuevo sin rendirse. Varias veces la tumbó y otras tantas el animalito emprendió el ascenso ante la sorpresa de Tamerlán. Entonces, se dijo: ¿cómo es que un animal tan diminuto insiste sin desfallecer y yo estoy preso del desaliento? El gran caudillo analizó sus derrotas para aprender algo, recobró el ánimo se lo contagió a sus tropas y venció en las próximas batallas.

Dicen que cada mañana, en el África, una gacela se despierta; sabe que deberá correr más rápido que el león, o éste la matará. Cada mañana en el África, un león se despierta; sabe que deberá correr más rápido que la gacela, o morirá de hambre. Todas las mañanas, cuando sale el Sol, aunque no seas un león o una gacela, mejor será que te pongas en marcha.

Sí, lo mejor que puedes hacer es avanzar con una firme confianza y un renovado entusiasmo.

Gonzalo Gallo González
Escritor - Conferencista
secretaria.ggg@hotmail.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado