Gonzalo Gallo González

Otros cuatro acuerdos

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
mayo 31 de 2013
2013-05-31 05:24 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Espetar, soltar, comprender y aceptar son tus estrategias ganadoras; son tus verbos amigos para estar bien y lograr un éxito integral. Puedes acogerlos como otros ‘cuatro acuerdos’ tan valiosos como los de don Miguel Ruiz en su famoso libro. Si eres fiel a ellos, evitas cuatro acciones que te atan y llevan al precipicio: controlar, apegarte, juzgar y pelear. Al suprimirlas, te liberas y puedes fluir, vibrar solo en el amor y ser feliz.

El primer acuerdo respetar el proceso de cada ser aunque falle. Sufres mucho si pretendes controlar como le fascina a tu ego. Acepta que, aunque no te agrade, el otro hace su camino con errores y así es como aprende. Respetar es valorar a los demás y desdeñar todo intento de manipulación.

El segundo es soltar, es dejar apegos que te atan y matan el amor. La acción funesta es aferrarte y depender. Soltar es fantástico y te da libertad, por lo tanto, elige qué ataduras quieres romper, hazlo y vuela libre. Sé consciente de este axioma: donde hay apegos hay sufrimiento.

El tercero es comprender y ser compasivo. Lo contrario es el prurito de juzgar porque te ves como bueno y al otro lo ves como malo, porque crees que tú tienes la razón. Quien ama no juzga, quien ama comprende y busca entender las razones y los vacios del otro. Cuando eres comprensivo transitas senderos de paz y libertad.

El cuarto es aceptar la realidad sin hacer una resistencia que te lleva a sufrir. Evita pelear con la realidad, ya que tu buena estrella está en una aceptación amorosa, activa y serena de la realidad, aunque la adversidad te zarandee. Aceptar no es resignarse, es asumir todo en paz y cambiar lo que se puede. Aceptar es adaptarse y fluir, es no pretender que el mundo se acomode a tus veleidades o antojos.

Controlar, aferrarte, juzgar y batallar son los verdaderos demonios que hay que exorcizar. Por eso, elige salir de un oscuro laberinto y disfrutar días de gracia; ojalá consigas la foto de un semáforo en rojo y la fijes en el espejo en el que te miras cada día. Es una poderosa ayuda visual para recordar los cuatro acuerdos y poner un stop a los comportamientos que te impiden ser feliz y estar en paz.

Escoge lo que quieras eliminar, y mientras visualizas la luz roja te repites: “stop, esto se va de mi vida”. Refuerza esa decisión con la oración ferviente a Dios y a los ángeles, convencido de que te ayudan. Las ayudas visuales son efectivas y puedes reforzar eso usando una manilla en tu mano. Te la pones y le das esta intención: “todas las veces que la vea afianzo mi compromiso de cambio”. Tienes una ventaja y es que siempre que veas un semáforo en la calle puedes renovar y reforzar tu compromiso. Los que hacen coaching saben que sin compromisos no hay cambios, y sin cambios no hay mejoramiento. Pon la imagen del semáforo en tu escritorio y en la mesa de noche, y te será más fácil aplicar los cuatro acuerdos.

Gonzalo Gallo G.

Escritor - Conferencista

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado