Gonzalo Gallo González

Pasión y persistencia

Gonzalo Gallo González
Opinión
POR:
Gonzalo Gallo González
agosto 15 de 2014
2014-08-15 05:00 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

En uno de sus geniales cuentos, Borges trae esta frase lapidaria: “No hay un día ni siquiera de cárcel o de hospital que no traiga sorpresas”. Pueden ser sorpresas mínimas, pero allí están para ti si sabes ver; te apasionas por lo que haces y no te dejas sofocar por la rutina. Aprecia todas las novedades que te ofrece la vida y elige perseverar para espantar el desaliento. ¿Acaso hechos como caminar, respirar, tocar, oler o sentir no son un permanente milagro? Eso es lo que reconocen aquellos que pierden algún don o una habilidad por un tiempo o para siempre.

Da gracias por las sorpresas de cada día y convierte cada obstáculo en una oportunidad. La pasión y la persistencia vencen todas las barreras y el amor tiene magia para sacar agua de pozos aparentemente secos. Valora todo lo bueno de la vida y recuerda que, aún en medio del dolor, tienes muchas bendiciones.

Un saboteador del éxito y la excelencia es el inmediatismo, o sea, la ceguera del cortoplacista que no acepta procesos. Hay realidades que deben hacerse ya, sin dilaciones y sin esa parsimonia que frena a los seres desganados, pero muchos sueños quedan truncados si no sabes perseverar y no asumes riesgos, amedrentado por los peligros.

No hay emoción más paralizante que el miedo y no hay un factor más dañino que la inconstancia y la ausencia de compromiso. Por tanto, insiste una y otra vez como lo hizo la famosa escritora Agatha Christie desde sus inicios. Por tres años, las casas editoriales rechazaron repetidas veces su primer libro El misterioso caso de Styles. Por fin se publicó en 1920 y solo se vendieron 2.500 ejemplares. Pero Agatha confiaba en sí misma, la apasionaba lo que hacía y siguió escribiendo. Seis años después, con su séptimo libro alcanzó la fama y, al morir, dejó 110 obras traducidas a más de 160 idiomas. ¿Cómo están tu pasión y tu perseverancia?

Las posibilidades de un ser apasionado son ilimitadas y solo sabes lo que puedes cuando te comprometes. La pasión es la fuerza de los seres excelentes y se identifica con la energía divina que guardas adentro. Toma conciencia de lo que vales y lo que puedes; siente a Dios en tu interior y serás capaz de volar. La pasión movió a Magallanes en su viaje alrededor del mundo, a Pasteur en sus investigaciones y a Paganini en sus conciertos. Pero no es una fuerza dada solo a seres especiales, también tú la tienes y ya has sentido su inmenso poder.

Fíjate en toda la energía y las ganas que vuelcas en aquello que te atrae: un ser amado, un deporte o una afición. Pasión es lo que ves en los afiebrados fans de un artista o en los hinchas fieles de un equipo. Nada los cansa, esperan horas, saltan, gritan y se emocionan hasta el paroxismo. ¿Qué tal esa energía puesta en el hogar y el trabajo?

La pasión bien enfocada tiene una fuerza arrolladora y te lleva a dar lo mejor cuando amas, confías y persigues tus sueños sin desfallecer.

Gonzalo Gallo G.

Escritor - Conferencista

charleschaplin@oasisgonzalogallo.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado