Gonzalo Palau Rivas

¿Quién es jefe del hogar?

Gonzalo Palau Rivas
Opinión
POR:
Gonzalo Palau Rivas
abril 26 de 2016
2016-04-26 01:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

El Dane, con el propósito de prepararse adecuadamente para la realización del XVI Censo de Población y Vivienda, que se realizará en el 2017, está llevando a cabo una especie de prueba piloto. Ha hecho llegar por vía electrónica un cuestionario –aparentemente sencillo– a tres millones de ciudadanos de condiciones económicas, sociales y raizales muy disímiles entre sí. Quisieron los astros que uno de los beneficiarios de este objetivo fuese el suscrito, hecho fortuito o explicado por la dosis de visibilidad de que uno goza al ser colaborador de opinión en este diario.

Lástima que esta condición, por lo menos hasta la fecha, no ha sido igualmente requisito o condición suficiente para hacerse acreedor al premio mayor de un baloto. Si ello hubiese ocurrido, mi lugar de residencia sería ahora uno de los tan recientemente publicitados paraísos fiscales, bajo la figura de inversionista off shore.

Lo cierto del caso es que cuando recibí el mensaje de parte de tan benemérita institución, no dudé un minuto en darle la debida atención y proceder juiciosamente a contestar las preguntas del cuestionario. La dicha y voluntad de cooperación no duraron mucho. En el proceso de comprender y responder las preguntas y subpreguntas por temas, fui víctima de varios accidentes tecnológicos que hicieron dispendiosa la tarea. Baste citar que una de las primeras preguntas tiene por objeto garantizarle al Dane que uno es una persona de carne y hueso y no un robot que, eventualmente, lo esté suplantando en el diligenciamiento del formulario. Como las imágenes para descartar esta hipótesis no siempre son suficientemente nítidas y claras, en más de una oportunidad fui catalogado como robot, y, por lo tanto, obligado a borrar todo y reiniciar el proceso.

Sin embargo, la pregunta más crítica o la casilla más difícil de llenar fue o es la que tiene que ver con la identificación dentro del núcleo familiar, de la figura de ‘Jefe’ del hogar. En mi núcleo familiar somos dos personas, al cabo de más de cuatro décadas de relación matrimonial y patrimonial. No obstante, debo confesar que dentro de mis capacidades y conocimientos, no me fue posible identificar cuál de los dos cónyuges podría llegar a ser lo que el Dane llama ‘jefe del hogar’.

Para dirimir este dilema ¿qué parámetros deberían tenerse en cuenta? ¿El que paga puntualmente las facturas de los servicios públicos, mes por mes, o el que se encarga de hacer y pagar el mercado semanal? O alternativamente, jefe del hogar ¿sería el (la) que tiene el privilegio de usar el vehículo cuando no hay pico y placa, o el que los sábados por la mañana se va con sus amigotes (as) a jugar golf o tejo?, siendo mucho más divertido lo segundo que lo primero.

Ante semejante dificultad conceptual, tomé la decisión más obvia: no identificar a ninguno de los dos cónyuges, proseguir con las demás preguntas y finalmente reenviar a la entidad la tarea cumplida. ¡Oh desilusión! Al cabo de tres semanas, recibí del Dane un nuevo mensaje en el cual se me informaba la devolución de todo el cuestionario por la pregunta no contestada.

Sigo considerando que pensar que en todo hogar deba existir un ser superior y con poder de mando llamado ‘jefe’, va en contravía de todos los objetivos de equidad de género y constituye un abierto desacato a varias sentencias de la Corte Constitucional.

Gonzalo Palau Rivas
Economista
gpalau@cable.net.co

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado