Gonzalo Palau Rivas

El desorden territorial

Gonzalo Palau Rivas
POR:
Gonzalo Palau Rivas
mayo 18 de 2008
2008-05-18 08:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

 No hace mucho tiempo los medios reseñaban con satisfacción la buena noticia, según la cual los entes territoriales y dentro de ellos de manera especial los municipios, estaban contribuyendo a balancear el déficit del Gobierno Central.

Para infortunio de todos, la noticia de la semana pasada es que esa situación parece haberse esfumado y los entes territoriales han vuelto a arrojar en su conjunto, resultados fiscales negativos. Y como el déficit del Gobierno Central se mantiene en los niveles tradicionales, el panorama fiscal de la nación es nuevamente preocupante y seguramente es la razón principal por la cual, las agencias calificadoras internacionales no se han dignado corregir al alza la nota de la deuda externa de Colombia, como ya ha ocurrido en los casos de Brasil y Perú.

Esta coyuntura ha vuelto a poner sobre el tapete la discusión acerca de cuál debe ser el modelo óptimo de organización territorial para nuestro país, teniendo como punto de partida el Artículo Primero de la Carta Constitucional, el cual contempla que Colombia es una república unitaria y al mismo tiempo descentralizada. Como diría un recurrente ex candidato presidencial, y hoy exitoso jefe regional, "ni chicha ni limonada". El Gobierno Central sigue siendo el gran recaudador de los principales tributos y en un proceso que seguramente implica duplicación de funciones y despilfarro de recursos, adquiere la obligación de velar por el sostenimiento de departamentos y municipios, a través del sistema general de participaciones o transferencias territoriales.

En este orden de ideas, vale la pena analizar todo tipo de propuestas relacionadas con este tema fundamental y que propendan por darle a Colombia una estructura política y administrativa, verdaderamente racional y eficiente. Si en el ámbito internacional, las fronteras tradicionales se han vuelto obsoletas y en la mayoría de los casos no obedecen a causas reales y objetivas, mucho más irracional es la división geográfica a nivel nacional, donde ni siquiera es un río o una montaña lo que determina los límites entre un departamento y otro. Si uno va de Bogotá a Girardot, en dos oportunidades entra y sale al y del departamento del Tolima, para volver a ubicarse en el de Cundinamarca. Igual, ocurre en el trayecto entre Bogotá y Medellín, a lo largo del cual uno pasa varias veces por los departamentos de Caldas, Boyacá y Antioquia, sin que exista una razón lógica para que ello ocurra. Muchos ejemplos similares deben suceder a lo largo y ancho de la geografía nacional.

Para poner fin a este orden o mejor desorden institucional, el columnista de El Tiempo, Alberto Mendoza (edición del jueves 8 de mayo), propone la creación del Estado Regional, cuya conformación estará en función directa de la fisonomía del territorio y de las características de sus pobladores. Se tendría entonces un Estado dividido y organizado en seis grandes regiones, a saber: la Amazonía, la Orinoquía y las cuencas Marabina, Caribe, Andina y Pacífica. Con la redistribución de funciones solo se requerirá de la existencia de tres únicos ministerios, gobierno, relaciones exteriores y defensa bajo el mando de un Jefe de Estado.

Los temas de educación, salud, vivienda, medio ambiente y otros de igual importancia, por su interés misma, no requerirán de la existencia de carteras ministeriales de igual nombre, sino que serán responsabilidad directa de los entes regionales. Como sin dinero nada funciona, el recaudo de los tributos deberá ser totalmente descentralizado y las regiones deberán destinar una mínima parte de sus ingresos al sostenimiento de los tres ministerios y de la jefatura del Estado.

Por estos días, se habla mucho de la urgente reforma política. Más de fondo es la reforma administrativa para darle verdadero cumplimiento al espíritu de la Constitución del 91.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado