El Dow Jones, bien; el Igbc, mal | Opinión | Portafolio
Gonzalo Palau Rivas

El Dow Jones, bien; el Igbc, mal

Gonzalo Palau Rivas
POR:
Gonzalo Palau Rivas
julio 29 de 2013
2013-07-29 03:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

El día 15 de enero de este año, Evelia Casasbuenas, en Colombia, y Evelyn Goodhouses, en Nueva York, sin conocerse ni tener vínculo familiar o de negocios, decidieron simultáneamente invertir sus ahorritos de varios años en las respectivas bolsas de sus países de origen, y, más concretamente, en el llamado mercado de renta variable o de acciones.

Por puro instinto natural y con el fin de diversificar el riesgo, le apostaron a los índices bursátiles de cada plaza, conocidos, el de Colombia como Igbc y el de Estados Unidos como Dow Jones. Lo que los expertos llaman diversificación del riesgo, la sabiduría popular lo expresa diciendo que ‘no hay que poner todos los huevos en la misma canasta’. Sin embargo, esta precaución puede resultar insuficiente si todas las canastas llenas de huevos se envían por tierra y en la misma tractomula. Con la infraestructura vial de nuestro país, en cualquier momento este vehículo puede despeñarse por el primer barranco que se le atraviese por el camino.

No sobra recordar que el Dow Jones (industrial) refleja el comportamiento de las 30 empresas más representativas o emblemáticas de la economía norteamericana. Estas son: Alcoa, American Express, Boeing, Bank of America, Caterpillar, Cisco, Chevron, Dupont, Walt Disney, General Electric, Home Depot, Hewlett Packard, Int Buss Mach, Intel, Johnson and Johnson, JP Morgan, Kraft, Coca- Cola, McDonalds, 3M, Merck, Microsoft, Pfizer, Procter and Gamble, ATT, Travelers Company, United Tech, Verizon, Wal-Mart y ExxonMobil. Quien no conozca alguna de ellas, que levante la mano.

En el caso del Igbc, no se puede afirmar que las acciones que componen esta canasta sean necesariamente las más representativas de nuestra economía, pues por diversas razones el empresariado colombiano ha sido tradicionalmente reticente a acudir a la Bolsa de Valores de Colombia como fuente de financiación, vía emisión de acciones. En otras palabras, ‘no están todas las que son ni son todas las que están’.

Volviendo a la aventura financiera de nuestras dos inversionistas, encontramos, que al hacer un corte de cuentas, una vez transcurridos los primeros seis meses, el resultado es el siguiente: entre el 15-01-2013 y el 15-07-2013, el Dow Jones pasó de 13.535 a 15.484 puntos con una valorización del 14,4 por ciento, en tanto que el Igbc en el mismo periodo cayó de 14.766 a 13.048 puntos, acumulando una pérdida del 11,4 por ciento.

A esta comparación, sumamente desfavorable para Evelia frente a los beneficios de Evelyn, hay que sumarle el hecho de que el Dow Jones refleja precios en dólares y, como es obvio, el Igbc precios en pesos. La caída (devaluación) del peso frente al dólar en el mismo lapso ha sido del 8,4 por ciento, lo que viene a ser una pérdida adicional para nuestra compatriota.

Lo que ella no entiende es por qué si la economía colombiana mantiene tasas de crecimiento del 4 por ciento, en tanto que la de Estados Unidos sigue y se mantiene en el filo de la recesión, a la bolsa de Nueva York le va bien, mientras que la BVC parece estar recorriendo la senda del barranco que mencionábamos anteriormente.

A ella no le satisface la explicación de los expertos, según la cual nuestra bolsa y sus indicadores son bastante más sensibles y reactivos a lo negativo que ocurra afuera, antes que a factores positivos endógenos.

El único consuelo para Evelia, la nuestra, es no haber caído en las garras de DMG ni de InterBolsa.

Gonzalo Palau R.
Profesor de Economía U. del Rosario gonzalo.palau@urosario.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado