Gonzalo Palau Rivas

El IPC de octubre

Gonzalo Palau Rivas
POR:
Gonzalo Palau Rivas
noviembre 28 de 2013
2013-11-28 01:48 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

Sorprendió a legos y expertos el dato de inflación correspondiente a octubre del 2013. Recordemos, de paso, que el Dane da a conocer la información en horas nocturnas para evitar que pueda ser conocida por algunos agentes antes que otros, y servir de base para tomar decisiones y obtener beneficios extraordinarios en los mercados financieros. De hecho, así ocurrió hace unos pocos años y al haberse comprobado el uso indebido de información privilegiada, sus beneficiarios o usufructuarios incurrieron en una conducta calificada como delito y, por consiguiente, con consecuencias de tipo penal.

De acuerdo con el Dane, en octubre del 2013 los precios de la canasta familiar no solo no subieron, sino que por el contrario tuvieron una caída o disminución del 0,26% con respecto al mes inmediatamente anterior. Con este resultado, la inflación de los últimos doce meses (noviembre/2012-octubre/2013), es de apenas del 1,89%. Este resultado está incluso por debajo del piso del rango previsto por el Banco de la República. Harto trabajo y mucho tiempo cuesta explicarles y hacerles evidente a las nuevas generaciones el gran beneficio de vivir en un entorno con inflaciones tan bajas (prácticamente inexistentes), frente a la cruda realidad que vivieron generaciones de los años 70 y 80, cuando la inflación observada y, por consiguiente, todos los reajustes que de ella se derivaban, superaban fácilmente los niveles del 30 por ciento o más.

Lo más llamativo del dato de octubre 2013 es que el rubro que más ayudó a bajar la inflación fue el de alimentos, con una disminución del 1 por ciento. Sorprende esta información, pues muchos pensaban que como resultado de los movimientos de protesta o indignación observados recientemente, se irían a producir fenómenos de desabastecimiento y especulación en uno de los componentes más sensibles de la canasta familiar. La información del Dane desmiente completamente esta previsión.

Como vamos, la inflación del 2013 no va estar en el rango-meta del Banco de la República (entre 2% y 4%), sino por debajo del límite inferior, y puede llegar a ser la más baja de los últimos 50 años o más. Cuando en épocas anteriores Emisor no ha podido cumplir con la meta de inflación (años 1996 y 2007), ha acudido al argumento de que la inflación básica, sin alimentos o precios regulados por el Gobierno, ha estado entre el rango, pero que por culpa de esos rubros, cuyas variaciones de precios obedecen a factores climáticos o a decisiones de política fiscal, el resultado global superó la meta proyectada. Paradójicamente, en el caso presente (octubre 2013) son precisamente los precios de los alimentos los que más han contribuido a mantener la inflación controlada. Sin embargo, no se ha visto ni escuchado pronunciamiento alguno de las autoridades competentes sobre la contribución de este fenómeno al resultado obtenido. Como tampoco en años anteriores se ha reconocido abiertamente el innegable aporte al control de la inflación, originado en la apreciación o revaluación del peso, con su impacto favorable en menor encarecimiento de materias primas traídas del exterior, así como mayor nivel de competencia para muchos sectores de la industria nacional, acostumbrados a resolver sus problemas financieros y de rentabilidad por la vía del aumento indiscriminado de los precios.

Ya es hora de hacerles un reconocimiento abierto, de la mano de la acertada política monetaria, al clima y a la tasa de cambio.

Gonzalo Palau Rivas

Profesor de la Universidad del Rosario

gonzalo.palau@urosario.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado