Gonzalo Palau Rivas

Italia y Colombia en la encrucijada

Gonzalo Palau Rivas
POR:
Gonzalo Palau Rivas
abril 13 de 2014
2014-04-13 06:17 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

Matteo Renzi en Italia y Juan Manuel Santos en Colombia se están jugando no solo su propio futuro político como dirigentes, sino el de los pueblos cuyo destino está en sus manos.

Del italiano hay que destacar que es el Primer Ministro de ese país más joven desde la instauración de la República Italiana, concluida la Segunda Guerra Mundial.

Por las imágenes que de él vemos, podemos suponer que es coetáneo de nuestro senador Juan Manuel Galán, con la diferencia de que él ya llegó a la jefatura del Gobierno de su país, en tanto que el nuestro tuvo dificultades para renovar su presencia en el Senado de Colombia.

Renzi, en pocas semanas, ya se ha anotado dos importantes victorias: una en el campo económico y otra en el frente político.

La primera, con la aprobación del Plan Económico y Financiero hasta el 2016, que a pesar de partir de una proyección de crecimiento del PIB de Italia inferior a la inicialmente contemplada (0,8 por ciento en vez de 1,1 por ciento), apunta a una reducción del déficit fiscal entre los límites dictados por el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea (por debajo del 2,6 por ciento).

Esto, a pesar de haber decretado una rebaja sustancial en los impuestos a la clase trabajadora con ingreso mensual inferior a los 1.500 euros.

Más importante aún, es el logro en el terreno político. En aras de la eficiencia del aparato estatal, prácticamente desaparecerá (mensaje subliminal para Colombia) el bicameralismo en el Parlamento, pues el Senado será reducido en su composición y sus funciones. El fuerte del poder legislativo quedará en la Cámara de Diputados con mucho más arraigo regional.

Sin embargo, el cambio más importante tiene que ver con los requisitos para que una colectividad política pueda tener representación en dicha Cámara.

El umbral será del 8 por ciento de los votos depositados y, adicionalmente, un premio del 15 por ciento para el partido político que obtenga más del 37 por ciento en los comicios. Con estos cambios, la idea es acercarse al modelo bipartidista que impera en EE. UU. No sorprende que esta reforma haya tenido el apoyo de Berlusconi, líder de la segunda fuerza política de Italia.

Algo así como una alianza en Colombia entre la U y el Puro Centro Democrático. Las elecciones en mayo al Parlamento Europeo refrendarán el respaldo o no a estas reformas.

En mayo, también en Colombia se sellará la suerte del mandato presidencial para el periodo 2014- 2018.

Abusando de la generosidad de tener este espacio de opinión, me declaro ‘santista arrepentido’, pero -ojo- no en la interpretación de los seguidores a ultranza del expresidente Uribe.

Hace cuatro años no voté por el actual mandatario y por eso me confieso arrepentido, y frente a la actual coyuntura que vive el país, considero que Juan Manuel es la mejor opción, a pesar de los tropiezos y descalabros sufridos en materia de las anunciadas y luego fallidas reformas a la educación, justicia y salud.

Sin embargo, los fundamentales de la economía son positivos y echar por la borda lo que se ha avanzado, sería un crimen frente a las futuras generaciones.

En el transcurso del próximo mes se conocerá el rumbo político y económico que seguirán países tan disímiles, pero inmersos en una coyuntura trascendental, como Italia y Colombia. Solo faltaría una final de fútbol entre sus respectivas selecciones.

Gonzalo Palau Rivas

Profesor de la Universidad del Rosario

gonzalo.palau@urosario.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado