Gonzalo Palau Rivas
columnista

Referendos, plebiscitos y elecciones

Si esta anhelada paz nos trae también frutos económicos (más PIB), pues tanto mejor, pero no es el objetivo primordial.

Gonzalo Palau Rivas
Opinión
POR:
Gonzalo Palau Rivas
agosto 08 de 2016
2016-08-08 10:58 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd878a68f.png

Antes de que termine este convulsionado 2016, en varios países del mundo occidental va a ocurrir un hecho trascendental de consulta directa a la población bajo la figura de referendo, plebiscito o elección directa. Esto con el fin de que el pueblo manifieste mayoritariamente su opinión acerca de un cambio político o institucional de la mayor trascendencia. Se trata de seguir el camino recorrido por Gran Bretaña, donde el electorado -consultado e forma directa- se declaró a favor del retiro de la Unión Europea.
Si la pregunta se hubiera formulado de manera diferente, quizá el resultado habría sido distinto. En vez de preguntar “¿desea usted el retiro (‘Brexit’) de la Unión?”, hubiera sido más pertinente preguntar “¿quiere usted que la Gran Bretaña siga siendo miembro de la Unión?”. Desafortunadamente el daño ya está consumado.

Siguiendo con el continente europeo, encontramos que en Italia el carismático primer ministro Matteo Renzi ha emprendido una serie de reformas para despertar del letargo a la sociedad de su país, otrora cuna de una de las civilizaciones más ilustres en la historia de la humanidad. Para octubre, el electorado italiano está convocado a un referendo con el fin de que, mayoritariamente, le dé el SÍ a la más importante de las reformas emprendidas, y que implica el fin del bicameralismo en el poder legislativo. De ser así, el Senado italiano -además de reducir dramáticamente su composición numérica de 315 miembros a 100- dejará de ser paso obligado para la aprobación de los proyectos de ley.
Esta dependerá solo de la voluntad de la Cámara, y el Senado se convertirá en un cuerpo colegiado destinado a fungir como vínculo entre el Gobierno Central, las regiones y los municipios. Si el resultado del referendo es negativo, Renzi se irá para su casa y volverá a dejar sumida en el caos a la política italiana.

Aterrizando en nuestro continente, observamos la proximidad de las elecciones presidenciales para noviembre en EE. U. Lo más llamativo (negativamente) es la participación de un candidato que se destaca por sus defectos, excentricidades y actitudes desafiantes. Es de esperar que no sea el escogido, pero su sola presencia en la contienda indica a las claras que algo está funcionando mal, o muy mal, en esa sociedad.

En nuestro vecindario, está la situación crítica de Venezuela. La oposición está solicitando la realización de un referendo para revocar el mandato de Nicolás Maduro. Sin embargo, la utilización de triquiñuelas y malabarismos jurídicos dejan entrever que este referendo, difícilmente va a ver la luz. Los venezolanos, tal como les ocurrió a los argentinos con la inefable Cristina, van a tener que esperar a que el presidente en ejercicio termine su mandato, y dedicarse a encontrar una excelente candidatura para el 2019. Gajes de la democracia.

Por último, pero no por ello menos trascendental, todo apunta a que en octubre, y en nuestro país, los colombianos y colombianas -a través del mecanismo de plebiscito- vamos a tener la opción de refrendar o no lo acordado en La Habana entre el Gobierno y guerrilla de las Farc. Es de esperar que está refrendación se dé con amplia mayoría por el Sí. La paz es un bien superior por encima de cualquier otra consideración. Si esta anhelada paz nos trae también frutos económicos (más PIB), pues tanto mejor, pero no es el objetivo primordial.

Diciembre será, como pocas veces, una época propicia para balances y evaluaciones.

Gonzalo Palau Rivas
Economista
gpalau@cable.net.co

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado