Gustavo Tobón

¿Otra cumbre en blanco?

La crisis es hoy más profunda y no parecie- ra que lo que salga de Londres vaya a devolver la confia

Gustavo Tobón
POR:
Gustavo Tobón
abril 02 de 2009
2009-04-02 01:08 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c63619ee2c6.png

Se reúnen hoy en Londres los líderes del G-20 con la asistencia por primera vez del presidente Obama. Muchos ojos y pocas esperanzas, están puestas sobre ellos. El año pasado en Washington con la crisis financiera en pleno hervor también lo hicieron y ratificaron el libre mercado, la necesidad de estimular la demanda global, la urgencia de cuidar la sostenibilidad fiscal de los países y la de reformar las instituciones multilaterales de financiamiento.

El proyecto de declaración que desde hace días están preparando los ministros de Finanzas y que filtró el Financial Times, revela que los temas no han variado mucho. La crisis es hoy más profunda y no pareciera que lo que salga de Londres vaya a devolver la confianza en los consumidores y en los mercados.

Se insistirá en el compromiso de no acudir al proteccionismo y levantar barreras para defender los puestos de trabajo. El desempleo va en aumento y los gobernantes están presionados por los sindicatos para restringir el comercio. El empleo es lo que más se afecta en las crisis. Las empresas en el afán de recortar gastos lo hacen despidiendo gente y ello conduce al agravamiento de las tensiones sociales.

En Colombia, por ejemplo, lo ha dicho el Gobierno, lo peor está por venir y se asegura que en dos meses vendrán despidos masivos. El Banco Mundial ha constatado medidas proteccionistas en los países del G-20, pero no ha podido hacer nada diferente a registrarlas. No existe la autoridad que obligue a los países a reversarlas. La declaración que saldrá de la cumbre obliga solamente a notificar cualquier medida que pueda "causar distorsiones comerciales directas o indirectas" y esa decisión es realmente insuficiente. Parece ser que lo que se quiere es dar un aval para que las tomen, lo que permite prever que lo único cierto para el futuro sea la incertidumbre.

Un hecho contundente está en el ambiente de la cumbre: el comercio mundial está cayendo. Por eso es tan necesario evitar la tentación proteccionista. El G-20 pedirá al FMI y a la OMC una vigilancia sobre sus actuaciones. Estos dos organismos actuarán como policías sin facultades para enderezar las medidas restrictivas.

Una de las causas de la crisis es la ausencia de medidas que reglen la actuación de los entes financieros. La falta de ellas permitió que se tomaran riesgos exagerados. Se habla en el proyecto de "un marco supervisor y regulatorio más fuerte para el futuro", pero no se profundiza en el mismo. No están convencidos los líderes de la urgencia de normas que pongan en cintura a los bancos, a los entes financieros y a los fondos de alto riesgo. Esas medidas son necesarias para generar confianza y para que los bancos vuelvan a prestar. Son básicas para reactivar la demanda.

Se habla de que esta cumbre tendrá mucho ruido y pocas nueces. Ojalá no sea cierto. 

gustavo_tobon@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado