Harry Adler

Ciclos y Acciones

Harry Adler
POR:
Harry Adler
septiembre 20 de 2011
2011-09-20 12:19 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c636f112d0f.png

No es extraño escuchar a analistas serios manifestando que desde comienzos de 2000 muchos de los países desarrollados están enfrascados en mercados accionarios de largo plazo a la baja. Históricamente, estos han tomado 10 o más años y se caracterizan por una sucesión de mercados cíclicos (de corto plazo) al alza y a la baja.

Dado el tiempo transcurrido, opinan que posiblemente ya se ha superado la mitad del camino y quizás no esté demasiado lejos el final del proceso.

De acuerdo con los datos en EE. UU., las caídas correspondientes a estos mercados cíclicos alcanzan 45% y duran un poco más de dos años en promedio.

Al mismo tiempo, muchos piensan que la mayoría de los países emergentes está en la fase inicial de un mercado alcista de largo plazo.

Un problema que enfrenta un inversionista en estos países es que las caídas cíclicas, de inevitable ocurrencia, muchas veces están estrechamente correlacionadas con las que sufre el mundo avanzado.

Y cuando suceden, no tiene nada de raro que el impacto sea más fuerte en el mundo emergente. Basta recordar lo ocurrido a raíz de la crisis 2007-2008 y que sólo vino a encontrar un piso en marzo del 2009.

A la luz de los hechos, todo indica que el mercado cíclico al alza en el mundo desarrollado que veníamos disfrutando en los últimos dos años hace unos meses llegó a su fin.

Por ejemplo, el fondo EWG de Alemania perdió 30% entre abril 29 y agosto 19 de este año. El SPY de EE. UU., 17% entre abril 29 y agosto 8. Pero además el FXI de China retrocedió 22% entre abril 21 y agosto 22 y el EWZ de Brasil 27% entre abril 4 agosto 8. Y ahí no para la historia.

Los índices generales de muchos países así lo confirman.

Aunque no puede asegurarse que estos hechos sean en definitiva los que marquen el rumbo de nuestro mercado accionario, dentro de este contexto bien vale la pena ejercer un poco de prudencia.

Aún más en un país donde tanta gente de bajos recursos viene siendo ilusionada con una publicidad agresiva, con comentaristas que muchas veces se especializan en ir detrás de los hechos y con unos medios siempre algo light en medio de la euforia.

Los mercados a las baja no se producen mediante una simple caída porque en las primeras fases ese optimismo aún sigue vigente.

Las subidas que de esta forma se generan, reviven el sentimiento clásico de que lo peor ya ha pasado. Es mucho más tarde, una vez este ha desaparecido, cuando aparecen las ofertas realmente buenas.

Llama la atención esa cierta unanimidad en nuestro medio con respecto a aprovechar las caídas de estos días para comprar más acciones. Por esa misma razón, no tiene nada de raro que se produzca una nueva alza. Pero como ocurrió en 2008- 2009, tampoco tendría nada de raro que posteriormente se produzca una caída mucho más fuerte.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado