Henry Bradford Sicard

Una integración prometedora

La Alianza del Pacífico es una alternativa para que las cuatro economías, además de afianzar lazos de amistad se conviertan en fortaleza económica.

Henry Bradford Sicard
POR:
Henry Bradford Sicard
julio 30 de 2017
2017-07-30 06:56 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/15/58c9a82a27536.png

Al hablar de integración económica viene a nuestra mente la Unión Europea por su importancia, su magnitud y porque ha representado en diferentes momentos la mayor economía del mundo, superando incluso el PIB de Estados Unidos. Sin duda, constituye el mejor ejemplo de cómo países autónomos pueden lograr una integración fuerte y sólida, no queriendo decir con ello que no existan falencias y aspectos por corregir.

Guardando las dimensiones y dirigiendo nuestra mirada a esta zona del planeta, encontramos un reciente intento de unión de algunos países que puede contribuir al buen desarrollo de la región. Es así como la Alianza del Pacífico se hace visible con propuestas convenientes para las economías que la conforman: Colombia, México, Chile y Perú se muestran entusiasmados, buscando que los acuerdos a los que se llegue, sean desarrollados en un marco de cooperación y progreso para todos los sectores dentro de estos cuatro países.

En este sentido, el pasado 30 de junio, en Cali se llevó a cabo la 12ª cumbre de la Alianza, con la presencia de los cuatro presidentes de los países miembros, para poner sobre la mesa objetivos primordiales, cuyos efectos prometen condiciones provechosas no solo para el crecimiento económico, que tanto necesita la región en este momento de desaceleración, y crisis en algunos casos, sino para la construcción de mejores condiciones y calidad de vida en la zona.

Uno de los principales objetivos de esta integración, consiste en que los bienes y servicios puedan circular dentro de los cuatro países sin barreras, ni impositivas ni legales, convirtiéndose en un área de libre comercio en la cual se fomente el crecimiento de las empresas y sus exportaciones. También en esta cumbre se aprobó la posibilidad de que el bloque económico de la Alianza pueda crear TLC con terceros, bien sea países o grupos de naciones, con lo cual a los productos nacionales se les abre la puerta a economías asiáticas como Singapur, Nueva Zelanda, Japón y Australia, donde aún no tenemos una alta presencia porque, a pesar de que Colombia ha estado en la labor de diversificar sus socios comerciales, aún faltan mercados por explorar.

Esto son buenas noticias. Como se ha dicho desde inicios del años, nuestro país necesita diversificar, tanto sus socios en materia comercial, como sus productos. Es por ello que las ventajas que este tipo de acuerdos le proporcionan a la economía nacional no pueden desaprovecharse y deben ir acompañadas de una participación activa de todos los agentes involucrados. Es momento para que los empresarios tomen iniciativas y den a sus productos valor agregado, lo que les permitirá entrar a mercados nuevos con un mejor posicionamiento.

De igual forma, la Alianza busca que la movilidad de capitales y personas tampoco tenga barreras; se busca incentivar la inversión extranjera dentro de los cuatro países reduciendo los gravámenes y evitando la doble imposición. Si esto se materializa como se espera, la inversión directa seguramente aumente, siendo fuente de crecimiento y contribuyendo a mejorar las expectativas a largo plazo de la economía colombiana.
También vale la pena darle un vistazo a los beneficios que traerá para el sector de la educación, pues habrá un incremento en el número de becas disponibles para los jóvenes pertenecientes a los países del grupo. Esto puede contribuir a posicionar la región como líder en educación y formación de capital humano capacitado para asumir los retos ante una coyuntura internacional dinámica.

La Alianza del Pacífico, como lo decía Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, es una alternativa interesante para que estas cuatro economías, además de afianzar sus lazos de amistad, se conviertan, como unidad, en una fortaleza económica y social mundial que pueda afrontar sin miedo los desafíos que se le presenten. Son cuatro de las economías de la región que mejores resultados han presentado en los últimos años a pesar de los choques negativos en la economía mundial, por lo tanto será una alianza en condiciones equitativas que esperamos se traduzca en desarrollo y generación de libertades para todos los ciudadanos. Es muy pronto para saberlo, pero como están planteadas las cosas, seguramente mirando hacia la próxima década, los resultados serán favorables.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado