Henry Bradford Sicard
Análisis

Liderazgo y educación, las claves, según el CEO de Alibaba

La enseñanza, según el chino Jack Ma, no debe enfocarse en formar seres humanos que compitan con los robots o con la inteligencia artificial. Por el contrario, debemos buscar formar personas que tengan capacidades y habilidades que, por más que la ciencia y la tecnología avancen, nunca podrán tener los robots.

Henry Bradford Sicard
POR:
Henry Bradford Sicard
febrero 28 de 2018
2018-02-28 08:24 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/15/58c9a82a27536.png

En el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) se concentran dirigentes mundiales en torno a la discusión y difusión de ideas relacionadas con temas económicos que tienen relevancia en el contexto internacional. Es un espacio que nos permite conocer puntos de vista, ideas y pensamientos de líderes políticos, sociales y empresariales, quienes a través de su experiencia, quieren aportar a un mejor y mayor desarrollo económico a nivel global.

Dentro de los CEO que asistieron este año, se encuentra Jack Ma, un hombre que nació en medio de la pobreza y que sin tener mayores recursos en su país natal, China, construyó un imperio que ni él mismo imaginó algún día alcanzar.

Jack Ma es considerado el empresario más rico de su país; es un líder y emprendedor innato, que supo encontrar las oportunidades donde otros seguramente habrían visto desesperanza. Su esfuerzo, visión innovadora y capacidad para anticiparse al futuro lo convierten en un ejemplo a seguir para muchos: no solamente para los empresarios, sino para líderes sociales, políticos y educadores.

Ma hizo parte del WEF 2018 y sus enseñanzas merecen ser recordadas y tenidas presentes, pues sus palabras nos animan a trabajar fuertemente, a transformarnos en líderes conscientes, así como a convertirnos cada día en mejores personas.

En la actualidad, es frecuente leer y oír acerca de la amenaza laboral que representan los robots y la inteligencia artificial para los humanos, ya que gran cantidad de actividades ya no van a requerir de personas sino de máquinas.

Los primeros en verse afectados serán los países desarrollados.

Europa, por ejemplo, tiene la expectativa de que cerca del 32 por ciento de los puestos de trabajo serán ocupados por robots y computadoras en un tiempo de tan solo 10 años. Sin duda, esta perspectiva nos lleva a buscar soluciones desde ya, y es por ello que la reflexión que hace Ma nos invita a ver la importancia que tiene la educación en este futuro próximo: la enseñanza no debe enfocarse en formar seres humanos que compitan con los robots o con la inteligencia artificial. Por el contrario, debemos buscar formar personas que tengan capacidades y habilidades que, por más que la ciencia y la tecnología avancen, nunca podrán tener los robots.

Debemos crear cambios e instar a los educadores a formar personas con pensamiento independiente, con la capacidad de trabajar en equipo, con valores y que se preocupen por los demás.

Debemos hacer énfasis en enseñar, desde las instituciones de educación superior y, por qué no, desde los colegios, las habilidades blandas… porque como lo dijo Ma, “los robots y las máquinas serán más fuertes y más inteligentes, pero nunca más sabios”.

Una gran reflexión que nos brinda esperanzas de que no enfrentaremos un futuro donde predomine el desempleo, sino uno donde nuestras futuras generaciones realizarán otro tipo de trabajos, y es por ello que desde ya es necesario que nos preparemos.

ASÍ ES EL LÍDER

Por otra parte, quiero resaltar lo dicho en Davos por Ma acerca de la importancia del liderazgo, ya que sus palabras son muy pertinentes en el momento actual de nuestro país, que demanda líderes que luchen por sus ideales y que inspiren a la sociedad a mejorar.

Él plantea cuatro claves que le sirven a todo aquel que desee ser un verdadero líder, sea cual sea su campo de acción: un líder es aquel capaz de atraer personas más inteligentes que él y al mismo tiempo hacer que puedan trabajar juntos; debe tener un instinto natural y al mismo tiempo, aprender y formarse a través de sus experiencias, pero sobre todo de sus errores y de los errores de los demás.

Debe ser capaz de ver las cosas de manera diferente, motivando a su equipo, y finalmente, un líder es el que logra apreciar lo bueno donde los demás no lo ven.

Liderazgo y educación, dos factores claves que le permiten a un emprendedor triunfar y a una nación progresar. Sin duda dos puntos a tener en cuenta para que Colombia avance hacia el desarrollo y el crecimiento.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado