Hernán Avendaño Cruz
columnista

A diversificar

Diversificamos o diversificamos: hacia bienes y servicios sofisticados y con una política de Estado para promoción del comercio internacional.

Hernán Avendaño Cruz
POR:
Hernán Avendaño Cruz
noviembre 23 de 2017
2017-11-23 09:36 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

Por décadas, hemos debatido sobre la diversificación de la canasta exportadora colombiana; utilizamos múltiples instrumentos, incentivos y programas; connotados consultores internacionales han orientado a los gobiernos; y con frecuencia hemos modificado la institucionalidad para promoción del comercio internacional.

No obstante, el balance es pobre: 1) El coeficiente de exportaciones de bienes y servicios a PIB, que era 15,7% en 1960, fue 14% en el 2016. 2) Las exportaciones de bienes primarios eran el 67% del total en 1991 y en el 2016 fueron el 71%. 3) Solo el 0,4% de las empresas exporta, mientras que la media de América Latina es el 1,1% y en las economías desarrolladas superan el 4%.

A pesar de la apertura de Gaviria y de las políticas implementadas en las siguientes administraciones, los empresarios se las han arreglado para mantener el status quo mediante el cabildeo, que desencadenó la proliferación de medidas no arancelarias para compensar las rebajas arancelarias.

El problema es que, entretanto, el mundo cambió y lo sigue haciendo a pasos cada vez más grandes. Ya no es solo la globalización con su fragmentación de los procesos de producción y la creación de cadenas globales de valor –de las que estamos automarginados–, sino que ahora comenzó la denominada cuarta revolución industrial, con la robotización y la competencia virtual de numerosos productos y servicios que desplazan mano de obra.

Países como Colombia, cuyas supuestas ventajas están en la abundancia de mano de obra y de recursos naturales, corren el riesgo de volver a la edad de piedra y entrar a lo que Paul Collier denominó el ‘club de la miseria’; las economías que se quedaron del tren del desarrollo, sumidas en el atraso y la miseria.

Bastan dos ejemplos para ver cómo se está moviendo el mundo y qué tipo de repercusiones puede tener sobre Colombia. Primero, parece una historia de ciencia ficción, pero la producción de carne en laboratorios ya es una realidad, como lo mostró el exministro Luis Guillermo Plata en un artículo reciente en Portafolio (‘Carne sin vacas’); cuando se produzca a escala comercial, los países ganaderos o con ‘potencial’, como el nuestro, se quedarán viendo un chispero. En ese contexto, los ganaderos enfrentan un dilema: o dan el salto tecnológico de una vez por todas o se dedican a crear museos pecuarios.

Segundo, los mercados de petróleo y carbón pueden desaparecer. Diversos estudios del FMI (‘El fin de la era del petróleo: es solo cuestión de tiempo’) destacan la creciente probabilidad de sustitución de estos combustibles por la energía eléctrica; calculan que hacia el 2040 el 90% de los vehículos (que hoy consumen el 45% del petróleo) serán eléctricos y la generación de electricidad provendrá de fuentes diferentes a los hidrocarburos. Esto significa que en pocos años desaparecerá la fuente del 50% de nuestras exportaciones, si no es que antes se agotan las reservas de petróleo, que hoy se estiman para cinco años.

Conclusión: diversificamos o diversificamos. Con dos restricciones: una, tiene que ser hacia bienes y servicios sofisticados, que son los que demanda el mundo y actualmente no producimos; dos, la política de promoción del comercio internacional debe ser una política de Estado. En caso contrario, podemos comenzar las gestiones diplomáticas para integrarnos al ‘club de la miseria’.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado