Hernán Avendaño Cruz

¿Adiós resiliencia?

El interrogante es si el notable deterioro del empleo en América Latina indica el final de la resiliencia y si Colombia seguirá la misma senda

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
julio 20 de 2017
2017-07-20 04:54 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

Los choques externos que impactaron a Colombia en los últimos años han tenido un efecto moderado en el mercado laboral. Aun cuando la tasa de desempleo frenó su tendencia descendente, se mantiene relativamente estable; además, la tasa de informalidad, que empezó a ceder desde la reforma tributaria del 2012, siguió disminuyendo.

Los resultados se dieron en un escenario en el que la tasa media de crecimiento del PIB bajó de 4,8%, en el periodo 2010-2014, al 2% en el lapso 2015-2016. Estos datos sustentan el atributo de resiliencia del mercado laboral colombiano, al cual se hace referencia con frecuencia en los análisis locales.

Como ocurre con otras variables, es poco habitual la comparación de los resultados de este tema con la evolución en otros países. En ese contexto, es importante ver qué ha pasado en la región en los años recientes. Al hacerlo, salta a la vista que la resiliencia no es un atributo exclusivo de Colombia, sino de varias economías de América Latina.

En efecto, las estadísticas de desempleo urbano descendieron continuamente en las principales economías y en el conjunto del área entre el 2010 y el 2014. La excepción fueron Costa Rica y Brasil, en los cuales se observaron aumentos desde el 2011 y el 2012, respectivamente; en el caso de Ecuador, la tasa creció desde el 2014 por efecto del choque petrolero.

La tasa de desempleo cambió su tendencia para el promedio de América Latina en el 2015, con un aumento moderado de 6,9% a 7,3%, y se acentuó en el 2016, al ubicarse en 8,9%, superando el nivel del 2010 (8,2%).

Comportamiento similar se observa en casi todas las economías, especialmente en el 2016, con excepción de México, cuyo indicador sigue descendiendo.

El cambio en la tendencia es atribuido por la Cepal y la OIT a los dos años de crecimiento negativo del PIB regional. Según estos organismos, el mencionado aumento es el más alto de las últimas décadas. El impacto fue especialmente drástico en Brasil, donde la tasa de desempleo pasó de 7,8% en el 2014 a 13% en el 2016, desplazando a Colombia como la nación con la tasa más alta de la región.

Un índice comparativo del desempleo urbano en América Latina pone en evidencia que el mercado laboral colombiano registra la evolución más favorable. Es una de las economías con mayor descenso de la tasa de desempleo entre el 2010 y el 2014, y la de menor incremento desde el 2015.

El país tiene la segunda tasa de desempleo más alta de la región, pero la brecha con las demás economías se redujo de forma notable. Los casos más llamativos son el de Brasil, ya mencionado, y el de Costa Rica, con el cual la diferencia en el 2016 es apenas el 13% de la que había en el 2010. Con relación a la media de América Latina, el mismo indicador fue el 31%.

En síntesis, la resiliencia del mercado laboral se observó en mayor o menor medida en toda la región. El interrogante es si el notable deterioro del empleo en América Latina indica el final de la resiliencia y si Colombia seguirá la misma senda; en este caso, el Gobierno debe fortalecer su empeño en impulsar el crecimiento para evitar incrementos del desempleo y aumento de la pobreza.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado