Hernán Avendaño Cruz

Los gorditos del TLC

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
abril 15 de 2016
2016-04-15 12:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

El TLC con Estados Unidos aumenta la obesidad, según la novedosa y exótica hipótesis de un profesor de nutrición de la Universidad Nacional (John Bejarano, ‘TLC aumenta malnutrición en los colombianos’. UN Periódico, No. 197).

Además de sorprendido, el lector queda perdido, pues desde el título en adelante no es claro si el artículo trata sobre hechos probables o realidades comprobadas. Sobre lo primero, el autor señala que la calidad de la dieta y “la composición corporal de los individuos podría agudizarse con la entrada en vigor, hace cuatro años, del Tratado de Libre Comercio firmado con Estados Unidos”.

Sobre lo segundo, afirma que “las estadísticas empiezan a comprobarlo”, pues “en el primer semestre del 2013, el Dane registró compras nacionales por valor de 238 millones de dólares en alimentos y bebidas, destinados al consumo de los hogares, y 874,8 millones de dólares en alimentos procesados”.

Esta afirmación carece de rigor académico: 1. Los datos corresponden a importaciones, por lo que no pueden ser ‘compras nacionales’, dado que no incluyen la producción doméstica. 2. Son datos puntuales desprovistos de valor económico por la ausencia de comparaciones. 3. Son cifras ‘viejas’ y parciales (solo un semestre). Los datos del año pasado, 458 y 1.900 millones de dólares, evidencian caídas de 11,9 y 1,4 por ciento anuales, respectivamente. 4. Con las cifras, el autor sugiere implícitamente que ‘procesados’ equivale a nocivos para la salud; es un error, pues el concepto técnico estadístico es ‘elaborados’, y en ellos se incluyen, arroz semielaborado, maíz dulce congelado, otras legumbres congeladas, aceite refinado de girasol y salmón, atún, arenque y bacalao fresco o refrigerado. 5. Esas no son importaciones desde EE. UU., sino del mundo, luego, es imposible concluir algo sobre el TLC.

Dadas las falencias en el manejo de los argumentos económicos, cabría esperar sobrada solvencia en los relativos a nutrición. El autor presenta unas cifras sobre el aumento de la obesidad en Colombia en las décadas recientes, que, razonablemente, no atribuye al TLC.

Su demostración del impacto de los TLC la fundamenta en la experiencia de México, en el que la obesidad aumentó en las mujeres “de 34 a 73 por ciento”, y en los niños 40 por ciento (no dice qué pasó con los hombres). Pero no aporta argumentos que demuestren la causalidad entre el tratado con EE. UU. (Nafta) y esos aumentos de obesidad.

La realidad es que la obesidad es reconocida como un problema de salud pública mundial. Ello porque los cambios estructurales en los hábitos de consumo, movilidad y actividad física están repercutiendo en aumento de la población con enfermedades graves originadas en el sobrepeso.

El International Food Policy Research Institute señala que “entre 2010 y 2014, ningún país (de 193) registró una disminución del sobrepeso y la obesidad en los adultos”, a pesar de los compromisos internacionales en esa materia. Además, en naciones de la región como Argentina, Brasil, Cuba y Uruguay, que no tienen TLC con EE. UU., la población obesa aumentó en el periodo más que en Colombia (2,0 por ciento), y en Ecuador el incremento fue similar (1,9 por ciento).

Conclusión: la sociedad necesita preservar el rigor académico que demanda el prestigio de la Universidad Nacional de Colombia. Yo lo pido en mi calidad de egresado.

Hernán Avendaño Cruz
Director Estudios Económicos Fasecolda
havendano@fasecolda.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado