Hernán Avendaño Cruz
columnista

¿Reforma tributaria estructural?

Es vital un acuerdo para no modificar el componente estructural de la reforma tributaria, como lo planteó el empresario Antonio Celia

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
noviembre 17 de 2016
2016-11-17 09:09 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

La polarización se extendió a la reforma tributaria. Las valoraciones de algunos analistas lo ilustran: “está al nivel de los países con los más altos estándares”; “no va a cambiar nada de fondo porque no es estructural”; es “un conjunto de medidas desarticuladas”; “tributaria 2016 es la más técnica en 30 años”; “el Congreso debería rechazar esta propuesta”.

El uso del adjetivo ‘estructural’, que ahora es parte del debate, plantea un problema semántico complejo, porque no hay una definición académica ni de ‘reforma estructural’ ni de ‘reforma tributaria estructural’.

Algunos comentaristas parecieran entender que ‘estructural’ es sinónimo de revolución o panacea. De ahí coligen que el proyecto no lo es, porque ni soluciona todos los problemas redistributivos ni es totalmente progresivo, y lo ven solo como una excusa para tapar el hueco fiscal.

Hecho curioso, por demás, es que entre los críticos del adjetivo ‘estructural’ estén segmentos del empresariado. Lo es porque ese calificativo surgió del clamor gremial, que dio origen a la Comisión de Expertos.

Pero ni la Comisión ni el Gobierno denominaron ‘estructural’ a la propuesta en elaboración. Prefirieron llamarla ‘integral’. Pero, tal vez, ante la insistencia de los gremios de la producción por una reforma tributaria ‘estructural’, el Ministerio de Hacienda y la Dian terminaron bautizándola con ese adjetivo.

Puesto que no hay una definición académica de ‘reforma tributaria estructural’, es conveniente analizar las aproximaciones al tema. Fritz Machlup, en su Semántica Económica, identificó, hace casi 60 años, 25 significados distintos del concepto ‘estructura’ en economía. De ellos, hay dos que pueden dar luces en la discusión actual: “la estructura de un agregado: su composición determinada y constante, es decir, que no puede cambiar fácilmente”. “Cambios estructurales: alteraciones permanentes, distintas de los cambios puramente temporarios y de las fluctuaciones cíclicas”.

En concordancia con esos significados, en algún momento, el Consejo Gremial Nacional planteó que la reforma tributaria debería ser estructural, en el sentido de que representara un cambio profundo en el estatuto tributario, que fuera estable en el tiempo y que lo hiciera menos complejo.

Ser estructural no significa cambiar todo de una vez, pero sí tener un norte definido; sin duda, la reforma avanza en la línea esperada.

Entre las propuestas que se pueden considerar estructurales se destacan: reducir la complejidad del impuesto de renta, eliminar impuestos antitécnicos como el de riqueza (aunque vuelve permanente el gravamen a los movimientos financieros), bajar la tasa efectiva de tributación de las empresas para eliminar los sesgos anticompetitivos, aumentar la tributación de las personas al crear el impuesto a los dividendos, ampliar la base tributaria en un país en el que solo tributa una fracción muy pequeña de las empresas y las personas, y unificar y aumentar las tasas de impuesto de renta de las zonas francas, etc.

Por esto es vital un acuerdo para no modificar el componente estructural de la reforma tributaria, como lo planteó el empresario Antonio Celia. Pueden ser necesarios algunos ajustes, pero quienes los promueven deben considerar el balance general frente a los efectos de inequidad horizontal que perpetuarían con sus acciones; podrían ser el preámbulo a las reacciones de otros agentes, que bloquearían el objetivo de un estatuto tributario menos farragoso y menos oneroso para las propias empresas.

Hernán Avendaño Cruz
Director Estudios Económicos Fasecolda
havendano@fasecolda.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado