Hernán Avendaño Cruz
columnista

Criticar, criticar, criticar

Los argumentos mentirosos no son novedad en la política, como lo ilustran el ‘Brexit’ y la campaña presidencial de Estados Unidos.

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
octubre 13 de 2016
2016-10-13 09:23 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

Hace unos años, siendo funcionario público, fui conferencista en un foro sobre los TLC. El antagonista fue un connotado representante del Polo Democrático, que, desde la cómoda posición de los críticos, aseguraba que esas negociaciones eran un desastre.
En el debate le pregunté: si a ustedes no les gusta nada de lo que el gobierno está haciendo en política comercial ¿cuáles son sus propuestas concretas y qué harían si estuvieran gobernando? Su respuesta fue desconcertante: “¿Y es que ustedes están esperando a que les hagamos la tarea?”.

Varios hechos recientes traen a mi mente ese episodio: el ‘Brexit’, el plebiscito sobre los acuerdos de paz y el nobel de paz. En el ‘Brexit’, con base parcial en argumentos mentirosos, ganó la posición que obliga al gobierno británico a tramitar la salida de la Unión Europea. Pero al día siguiente, los líderes del movimiento ganador desaparecieron del escenario. Luego se develaron los planteamientos falsos y, lo que es más grave, el desconocimiento de los impactos que tal decisión acarrearía para el país.
Por ejemplo, el Reino Unido quedará sin acuerdos comerciales, al punto que posiblemente tendrá que negociar su ingreso a la Organización Mundial de Comercio.

En el plebiscito (nuestro ‘Brexit’), ganó el ‘No’. Los ganadores dieron mensajes cruzados, pues mientras unos líderes asumieron un aire triunfalista, otros dijeron que el resultado no debía entenderse como un triunfo. Unánimemente, señalaron que es el Gobierno quien tiene que renegociar los acuerdos (ellos no van a hacerle la tarea), pero no tenían un documento con las propuestas concretas para renegociar; por eso, en varias de las declaraciones públicas iniciales se encuentra una gran coincidencia entre lo que piden y lo que está negociado.

Las explosivas declaraciones de un líder de campaña del ‘No’, mostraron que parte de los argumentos para cautivar votantes fueron mentiras, o buscaban generar indignación. Lo curioso es que el país apenas se sobresaltó, no se armó el gran debate que cabía esperar y algunos adujeron que los del ‘Sí’ también dijeron mentiras.

Los argumentos mentirosos no son novedad en la política, como lo ilustran el ‘Brexit’ y la campaña presidencial de EE. UU. Un artículo en The Economist enuncia: “los políticos siempre han mentido”; también afirma: “sentimientos, no hechos, es lo que importa en este tipo de campañas”. Entre tanto, los ciudadanos seguiremos inermes y manipulados por esas conductas.

El escándalo quedó acallado cuando se anunció que el Premio Nobel de la Paz fue otorgado al presidente Santos. Entonces, al lado de las felicitaciones de los principales líderes del mundo y del país, surgieron las críticas, que se pueden resumir en la expresión de un twittero: “Santos ganó el nobel, pero perdió la paz”.

Estos críticos no se enteraron que lo están premiando “por sus decididos esfuerzos” para lograr la paz y no por haberla alcanzado. Deberían atender a Óscar Arias, expresidente de Costa Rica, quien declaró que en el momento en que le otorgaron el premio no se había conseguido la paz en Centroamérica, pero que esa distinción fue un factor decisivo para avanzar hacia los acuerdos finales. En Macondo solo nos falta un movimiento de críticos que enarbole las banderas de un divertido meme: hay que renegociar el premio nobel de paz.

Hernán Avendaño Cruz
Director Estudios Económicos Fasecolda
havendano@fasecolda.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado