Hernán Avendaño Cruz

La debacle económica

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
marzo 10 de 2016
2016-03-10 09:52 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

La economía colombiana se está desacelerando. Lamentablemente, esa coyuntura se está usando para endilgar culpas a hechos y decisiones no relacionados con el problema. Hasta diciembre del 2015 la economía del país venía sorteando bien las turbulencias globales. Pero la economía mundial comenzó el 2016 con tormentas que aumentaron los spreads de la deuda, depreciaron más las monedas y acentuaron el deterioro de las cuentas fiscales y de comercio exterior de numerosos países.

En Colombia, la tasa de cambio nominal alcanzó niveles récord, cayó fuertemente el Índice de Confianza del Consumidor, aumentaron las tasas de desempleo e inflación, y resurgió el fantasma del racionamiento por el incendio de Guatapé. Algunos analistas retomaron el manido cuento de la apertura de Gaviria y la reforma arancelaria del 2010 para explicar el enorme déficit comercial del 2015.

Está más que demostrado que la apertura de Gaviria se quedó en el nombre; la reacción de los intereses particulares montó a Colombia en un carrusel de medidas no arancelarias que neutralizaron los menores aranceles. Un estudio de investigadores del Banco de la República muestra que en 1989 estaban vigentes 1.102 medidas no arancelarias; en 1995 su número llegó a 4.750 y en el 2000 a 9.256. Más que la apertura, el deterioro de la balanza comercial es explicado por la recesión mundial de 1991, el rompimiento del Pacto Cafetero, a finales de los años 80, y la revaluación del peso.

Con la reforma arancelaria del 2010, Colombia pasó del puesto 118 al 95 en el escalafón global de aranceles, lo que comprueba que seguimos siendo una economía cerrada. Más que los TLC, el deterioro de la balanza comercial hay que buscarlo en la caída de los precios internacionales de los productos básicos, que no es una variable que controle el Gobierno.

Otro tema de discusión es el del posible racionamiento en el que vinculan la venta de Isagen (en pesos) con la importación de energía (en dólares). ¿Alguien en el país pronosticó el incendio de Guatapé? Nadie, pues es imposible, por tratarse de un hecho fortuito. Por eso, con o sin la venta de Isagen se hubiera tenido que importar energía eléctrica de Ecuador y, obviamente, pagarla en dólares. Por lo tanto, la crítica es infundada.

En los temas tributarios, se sugiere que el Gobierno miente: anuncia un faltante de 30 billones de pesos y luego señala que la presión fiscal aumentará del 15 al 20 por ciento del PIB, con lo que el faltante sería de 40 billones de pesos, o más.

Ese argumento mezcla dos propuestas de reforma tributaria: la del informe de la Comisión de Expertos, que generaría recaudos por el 2 por ciento del PIB, y la del reciente estudio del BID de incrementar los recaudos en 5 por ciento del PIB, como uno de los requerimientos para crecer la economía al 6 por ciento anual. Pero, el Gobierno manifiesta que el proyecto que presentará se basa en el informe de la Comisión; según Anif, quedaría un faltante del 1 por ciento del PIB, que se financiará con mayor austeridad y endeudamiento.

Es útil debatir los problemas actuales de la economía, pero sin desmarcarlos de la compleja coyuntura internacional que está golpeando numerosas economías y, sin generar confusiones, mezclando propuestas que nacen de fuentes y propósitos distintos. Tampoco es el momento para añoranzas proteccionistas.

Hernán Avendaño Cruz
Director de Estudios Económicos de Fasecolda

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado