Hernán Avendaño Cruz
columnista

Educación: gasto versus calidad

Según la Ocde, el gasto de Colombia es de US$3.165 anuales a precios de paridad, mientras que la media de esa organización es US$10.493.

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
junio 22 de 2017
2017-06-22 09:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

Terminó el paro de maestros y los colombianos quedamos con una nueva factura: las bonificaciones adicionales, que aparecerán en las cuentas fiscales como un incremento del gasto en educación.

Ese mayor gasto luce razonable por la importancia de la educación como factor de movilidad social y de reducción de la desigualdad; además, al fortalecer el capital humano, puede aumentar la productividad y el PIB potencial de la economía.

En comparación con las economías desarrolladas, aparentemente, el gasto anual por estudiante es bajo. Según la Ocde (‘Education at a Glance 2016’) el gasto de Colombia es de US$3.165 anuales a precios de paridad, mientras que la media de esa organización es US$10.493 y la de Estados Unidos, US$15.720.

En realidad, la brecha es relativamente pequeña; ese gasto como porcentaje del PIB per cápita es para Colombia 16% en educación primaria y 24% en secundaria; para el promedio de la Ocde, 22% y 25%, respectivamente.

Aun cuando en primaria la diferencia es más amplia, el gasto relativo es similar al de Irlanda y Holanda (17%), Australia, Francia y Alemania (18%).

Lo sorprendente es que la suma del gasto público y privado de Colombia en educación es alta; según la Ocde, equivale al 6,6% del PIB. Con ese resultado estamos por encima de la media de los miembros de esa organización (5,2%) y el único país que nos supera es el Reino Unido, con el 6,7%.

La composición muestra, de una parte, que el gasto de Colombia supera el de la Ocde en educación primaria y terciaria, e iguala el de secundaria; de otra, que la participación del gasto privado, que es el 23% del total, es la más alta entre los 46 países que compara la publicación mencionada.

Si el gasto relativo es mayor, surge el interrogante sobre cuál es la calidad de la educación que se les está brindando a los estudiantes del país. La evidencia muestra los graves problemas en esa materia.

Colombia participa en las pruebas PISA desde el 2006, clasificando siempre entre las economías con bajos puntajes y con avances marginales en las tres áreas evaluadas: matemáticas, lectura y ciencias. Los resultados equivalen a tres años de atraso de los estudiantes nacionales con respecto al promedio de los 35 países miembros de la Ocde.

En matemáticas, el 66,3% de los evaluados obtuvo en el 2015 puntajes inferiores al nivel 2, que es “el nivel básico de las competencias necesarias para participar de manera productiva en la sociedad” (Ocde: ‘La educación en Colombia’). En ciencias, el 49% de los estudiantes y en lectura el 42,8% quedó en esa categoría.

Además, según la Ocde, el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo, aplicado los grados 3 y 6, “muestra que los estudiantes colombianos empiezan a atrasarse con respecto a vecinos como Chile, Costa Rica y México, en los primeros años de educación”.

El país debe analizar a profundidad estos contrastes: una economía emergente que asigna en educación más de su PIB que las economías desarrolladas, pero brinda a los estudiantes una deficiente calidad; y un acuerdo que entrega bonificaciones crecientes a los maestros, mientras que la palabra calidad apenas merece una mención. ¿Problemas de eficiencia? ¿Mala asignación de los recursos? Ojalá haya luces antes del próximo paro.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado