Hernán Avendaño Cruz
columnista

Las pensiones y los abuelos

Francia tiene un régimen pensional de prima media (RPM): todos los trabajadores aportan para pagar los pensionados.

Hernán Avendaño Cruz
Opinión
POR:
Hernán Avendaño Cruz
agosto 18 de 2016
2016-08-18 10:08 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

Francia tiene un régimen pensional de prima media (RPM): todos los trabajadores aportan para pagar los pensionados. Este tipo de régimen es viable si hay una expectativa de vida ‘razonable’ después de pensionarse, y se mantiene alto el número de aportantes por pensionado.

Mientras las demás economías desarrolladas aumentaron la edad de jubilación en respuesta a la mayor esperanza de vida y al envejecimiento poblacional, Francia la redujo a 58 años, buscando disminuir la tasa de desempleo juvenil; la realidad mostró que esos trabajos no son sustitutos y que el desempleo juvenil sigue elevado.

El aumento de la esperanza de vida (en 13 años en el periodo 1960-2014) alargó el tiempo medio de disfrute de la pensión. Eso estaría muy bien, si no fuera por el envejecimiento poblacional y la demora de los jóvenes para ingresar al mercado laboral (más de 22 años).

Las personas entre 60 a 75 años, que hace unas pocas décadas eran achacosos ancianos, hoy son vitales ‘adultos mayores’. Pero, como afirma Dominique Simonnet (2006), esa “es una buena noticia para los individuos y una catástrofe para la sociedad. Pues esos alegres abuelos y abuelas empiezan a pulverizar los frágiles equilibrios sociales y económicos que se han establecido entre generaciones, y pueden provocar una crisis sin precedentes. La longevidad, ese bello regalo, es una bomba de tiempo. Y está a punto de estallar”.

En el periodo 1960-2014 los mayores de 65 años aumentaron en 7,1 puntos porcentuales su participación en la población total, en tanto que los menores de 15 años la redujeron en 7,8 y los de 15 a 64 años apenas crecieron en 0,7 puntos. Así, la relación entre personas en edad de aportar y población en edad de pensión bajó de 3,9 en 1960 a 2,6 en el 2015. Como consecuencia, la carga financiera por la educación de los jóvenes y la pensión de los adultos viene subiendo notablemente. Aun cuando una reforma del 2010 incrementó la edad de pensión a 62 años desde el 2017, persisten los riesgos de sostenibilidad financiera del RPM.

Colombia era un buen ejemplo para Francia. La edad de pensión, que era de 50 años desde 1946, aumentó en 1966 a 60 y 55 años para hombres y mujeres, a la vez que la esperanza de vida pasó de 51,2 años en 1951 a 59,5 en 1966. Luego, en 1993 se creó el Régimen de Ahorro Individual –que aísla la pensión del cambio poblacional– y se presumía el marchitamiento del RPM.

Ahora, Colombia da mal ejemplo. Desde el 2015 incrementó en dos años la edad para todos los aportantes al RPM, pero la esperanza de vida aumentó en 14,5 años entre 1966 y el 2014. Además, lejos de marchitarse, se está incentivando el RPM, captando nuevos cotizantes.

El problema es que la población está envejeciendo, los aportantes por pensionado vienen disminuyendo, escasamente el 20 por ciento de los trabajadores actuales podrá pensionarse y el RPM mantiene un esquema de subsidios regresivos, financiado por el sector formal de la economía.

Mientras que en Francia el RPM tiene dificultades financieras, pero pensiona a los alegres abuelos, en Colombia el régimen está quebrado, agrava los problemas fiscales y condena a la penuria a la mayor parte de los abuelos. ¿Urgirá una reforma pensional estructural?

Hernán Avendaño Cruz
Director Estudios Económicos Fasecolda
havendano@fasecolda.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado