Hernán Avendaño Cruz
Columnista

Venezuela, en la olla de presión

El comandante Chávez comenzó la tarea de acabar con la economía de Venezuela con una billetera llena de petrodólares, soñó ser el amo de América Latina y castigar a los que no se alinearan con su ‘revolución bolivariana’.

Hernán Avendaño Cruz
POR:
Hernán Avendaño Cruz
febrero 26 de 2018
2018-02-26 08:51 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

El comandante Chávez comenzó la tarea de acabar con la economía de Venezuela con una billetera llena de petrodólares, soñó ser el amo de América Latina y castigar a los que no se alinearan con su ‘revolución bolivariana’. Por eso arremetió contra la economía colombiana con una absurda decisión que liquidó el comercio entre las dos naciones.

En el 2017, Colombia apenas le exportó 319 millones de dólares y le compró 220 millones de dólares. Maduro, como buen discípulo, y siguiendo las instrucciones de Chávez transfigurado en pajarito, continuó la labor destructiva. La economía está en ruinas. El PIB ha caído por cuatro años consecutivos y el FMI proyecta que la crisis seguirá en el 2018 y el 2019; de cumplirse eso, el PIB del 2019 será 48% inferior al del 2013, último año en el que la economía creció, y a pesar de la desaceleración reciente, el de Colombia será 19% más alto.

Una de las consecuencias es la masiva migración, que Consultores 21 calcula en cuatro millones de personas en los últimos años; de ellos, al menos 700.000 habrían entrado a Colombia. Son numerosos los factores que obligan a la población a migrar: la escasez de alimentos y la consecuente desnutrición generalizada; la nula oferta de medicinas y la reaparición de enfermedades como la difteria y el sarampión –que se consideraban erradicadas en la región–; la hiperinflación que corroe los ingresos de los asalariados (el salario mínimo no llega a 10 dólares mensuales, al calcularlo con la tasa de cambio del mercado paralelo), y la violenta represión de la dictadura contra aquellos que osen protestar por la crisis humanitaria que se agudiza día a día.

Ricardo Hausmann destaca la crítica situación de desnutrición. Calcula que el consumo medio de calorías diarias ha caído a 1.400, por debajo del mínimo recomendado para llevar una vida sana. El Dietary Guidelines for Americans 2015-2020 (U.S. Department of Health and Human Services y U.S. Department of Agriculture) estima “un rango entre 1.600 y 2.400 calorías diarias para una mujer adulta y 2.000 a 3.000 calorías diarias para un hombre adulto, dependiendo de la edad y la actividad física”; los niveles inferiores son para personas sedentarias.

La dictadura de Maduro dejó de publicar estadísticas, pretendiendo ocultar el sol con las manos. No se conocen mediciones oficiales de inflación, empleo, comercio exterior y situación fiscal. Los analistas han tenido que recurrir a creativos métodos para tratar de cuantificar los problemas.

El ‘Billion Prices Project’, iniciativa de Roberto Rigobón y Alberto Cavallo, profesores de MIT, empezó a recolectar información de precios en Venezuela en el 2017 con la colaboración de un creciente grupo de voluntarios que todas las semanas va al comercio a capturar los datos mediante un aplicativo de sus celulares. Según esa fuente, en enero de 2018 la inflación de alimentos fue del 117,6%, que anualizado equivale a una astronómica variación del 1.130.000%. Esto significa que el aumento de salarios del 40% en ese mes, prácticamente desapareció en 10 días.

En síntesis, la nefasta ‘revolución bolivariana’ tiene a la economía venezolana en una olla de presión. La pregunta es cuánto más aguantará antes de estallar y cuáles serán las consecuencias para la población no chavista y para la región.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado