Tipología de la desigualdad en Colombia

Hernando Zuleta
POR:
Hernando Zuleta
febrero 23 de 2015
2015-02-23 11:53 a.m.

La desigualdad de ingresos en Colombia ha sido estudiada extensivamente desde diversas ópticas, y casi todos los trabajos coinciden en señalar que es alta y persistente. No obstante, la desigualdad suele medirse con índices como el Gini o el Theil, que, si bien son informativos, no permiten ver la tipología general de la desigualdad y son insensibles a ciertos cambios en la distribución. Una descripción más amplia de la tipología de la desigualdad resulta útil para el estudio de las interacciones entre distribución y crecimiento, y para analizar el problema desde el punto de vista de la teoría de la justicia.
A pesar de que está de moda decir lo contrario, según la literatura disponible, no es evidente que la desigualdad se un obstáculo para el desarrollo y el crecimiento. En particular, si las diferencias en esfuerzo, capacitación o habilidades se reflejan en diferencias de ingresos, la desigualdad <TB>constituye un incentivo para que los agentes se esfuercen y se capaciten y, en este sentido, puede contribuir al crecimiento económico.
Por otro lado, la desigualdad de ingresos puede estar asociada a desigualdad de oportunidades, es decir, los individuos más pobres no tienen acceso a salud, educación o al mercado laboral moderno y por esta razón hay desigualdad persistente. Este tipo de desigualdad sí constituye un obstáculo para el desarrollo. Ahora, independientemente de la relación entre desigualdad y crecimiento, todo lo demás constante, una sociedad más equitativa brinda una mejor calidad de vida para sus miembros.
En materia de justicia social, existen varias teorías. John Rawls, tal vez el exponente más influyente en este campo, propone dos principios para constituir una sociedad justa: la libertad más amplia posible para todos los individuos y la igualdad de oportunidades.
En este orden de ideas, el estudio de la desigualdad debe ir más allá de la evolución de los índices. En particular, es necesario analizar en qué proporción la desigualdad de ingresos está asociada con pobreza y falta de oportunidades, y en qué proporción responde a otros determinantes.
En una tesis de la Universidad de los Andes, Diego Auvert divide la población colombiana en deciles de acuerdo con el nivel de ingreso (10 grupos) y calcula índices de inequidad y una proxy de movilidad social para cada uno de los deciles.
El primer hallazgo es que la desigualdad está sistemáticamente concentrada en los extremos de la distribución, siendo el decil más pobre el más inequitativo. Este resultado sugiere que una buena parte de la desigualdad de ingresos se explica por pobreza y desigualdad de oportunidades.
En segundo es que la mayor parte de la desigualdad agregada está explicada por la desigualdad entre los deciles y que la movilidad entre deciles es muy baja. Estos resultados sugieren que, por razones de eficiencia y justicia social, el gasto redistributivo debe concentrase en la población más pobre. Asimismo, hace falta una discusión informada acerca de posibles medidas de política para aumentar movilidad social.

*Profesor Asociado, Universidad de los Andes

hernando.zuleta@gmail.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado