Reciclar o no reciclar

Para reciclar es importante seguir unas pautas sencillas y asegurar que hay un servicio que realice

Hidelgard Heins
POR:
Hidelgard Heins
diciembre 15 de 2010
2010-12-15 12:32 a.m.

Aceptémoslo. Lo más fácil es no reciclar. Es más sencillo poner todo en una sola caneca y olvidarnos de que esa basura existe. Es mejor que otros separen y se preocupen. Sin embargo, el mundo sigue girando sobre las premisas de la sostenibilidad, de disminuir los efectos del cambio climático, de reducir nuestro consumismo y cambiar nuestros comportamientos. En Europa, la separación en la fuente de los residuos es obligatoria y sancionable con multas. En Alemania y Suiza, si alguien no separa, los recolectores devuelven la basura a la puerta del dueño y le mandan una multa por correo.
En Colombia todavía no es obligatoria dicha tarea en la fuente, pero hay incentivos económicos y sociales para que nos adaptemos a una cultura activa de reciclaje como son:
1. Reciclar es una acción medible y nos hace ambientalmente responsables.
2. Reciclar disminuye el valor de pago por el servicio de aseo. La separación en la fuente reduce la cantidad de residuos que se envía a los rellenos sanitarios entre un 50% y 70%, ya que estos son reciclados y/o reaprovechados.
3. Reciclar ayuda a reducir lo que consumimos y la frecuencia con que lo hacemos, puesto que nos concientizamos de los comportamientos que llevan a generar tanta basura. Por ejemplo, en lugar de utilizar tantas botellas plásticas de líquidos, podemos empezar a llevar un termo con nuestra bebida favorita.
4. La mayoría de nosotros ya recicla: gran parte de los edificios y residencias se separa el vidrio y el papel/cartón del resto de la basura. El vidrio se separa por seguridad y el papel/cartón por volumen. Así, lo necesario es clasificar otros residuos reciclables y aprovechables como son el metal y el plástico.
Para reciclar es importante seguir unas pautas sencillas y asegurar que hay un servicio que realice la recolección de los desperdicios separados. De nada vale separar los residuos, si luego los recoge el servicio de aseo convencional. Siga estas pautas:
1. Si vive en un edificio o conjunto, póngase de acuerdo con sus vecinos de lo que se va a reciclar. Los residuos reciclables son papel y cartón, metal, vidrio y plástico.
2. Llame al servicio de recolección de basuras y averigüe por las horas y días de la ruta de reciclaje en su zona. Si no hay, negocie con un recolector privado una ruta en su zona. Informe a sus vecinos para que sigan el horario. Capacite a la persona de su edificio o conjunto que tenga la responsabilidad de sacar las canecas de basura.
3. Tanto en su hogar como en el depósito de basuras de su conjunto ubique canecas separadas y etiquetadas para cada material reciclable para facilitar su separación. Si hay shoot de basuras debe ser usado sólo para el material no aprovechable.
Si lo anterior falla y no puede poner de acuerdo a sus vecinos, decida reciclar por sí mismo y lleve el material aprovechable a centros de acopio. Varias cadenas de supermercado han dispuesto de ellos. Y si esto es todavía muy difícil, separe sus residuos y entréguelos por separado a recicladores que presten sus servicios voluntariamente en su zona. Va a ver lo rápido que se acostumbra y lo bien que se siente al hacer algo nuestro planeta.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado