Iván Duque Márquez

Un acuerdo histórico

El BID salió fortalecido, la región recibió un gran espaldarazo de los 21 países no prestatarios y C

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
marzo 25 de 2010
2010-03-25 04:42 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/16/58ca96e130ba2.png

La Declaración de Cancún, suscrita el pasado fin de semana por la Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo, le ha dado a la institución un respaldo histórico. El Banco logró expandir el capital suscrito en un 70%, alcanzando la cifra récord de USD$170.000 millones, lo que reafirma su condición de ser el organismo regional de desarrollo más grande del mundo.

Los compromisos plasmados en el acuerdo incluyen un paquete de solidaridad sin precedentes, superior a los USD$2.500 millones, mediante el cual, entre alivios de deuda y transferencias de recursos no reembolsables, el ente multilateral asumirá un liderazgo incuestionable en la reconstrucción de Haití. Como complemento a estas medidas, los gobernadores reafirmaron su deseo por mantener adecuadamente capitalizado el Fondo de Operaciones Especiales (FOE), el cual atiende la demanda crediticia de las naciones más vulnerables del continente, brindando beneficios de plazo y tasa de interés.

Con esta decisión, países como Honduras, Nicaragua, Bolivia y Guyana aseguran mayor acceso a recursos y una mejor capacidad de reacción contracíclica en momentos de crisis. Otros aspectos importantes promovidos por los gobernadores de la institución son la expansión progresiva de la oferta crediticia a gobiernos subnacionales, al igual que al sector privado, la definición de una nueva estrategia institucional, la puesta en marcha de una rigurosa agenda de reformas administrativas y procedimentales y la adopción de un marco de resultados que mejora la medición de impacto económico, social y ambiental de las operaciones de crédito.

Con estos elementos, el BID ha iniciado su cincuentenario fortalecido y con la capacidad para duplicar sus aprobaciones en comparación con los niveles previos a la crisis económica, llegando a una cifra promedio de USD$12.000 millones. Alcanzar estos resultados no fue fácil y las negociaciones tuvieron gran complejidad.

En el caso de E.U., principal socio de la institución, con un 30% del capital, y los otros 20 países no prestatarios, que poseen el 20% de las acciones, el incremento de capital en el BID coincidió con los del Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y el Banco Asiático de Desarrollo, lo que de entrada reducía, contrario a otras épocas, la posibilidad de comprometer mayores recursos.

Fueron 12 meses de intenso debate, que se prolongaron hasta los últimos minutos de la negociación con E.U. A Colombia le correspondió, con el mandato de 47 países, llegar a la fórmula del consenso. Tuve el privilegio de conformar el equipo colombiano de tres personas, que bajo el liderazgo y habilidad persuasiva del ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, sumado a la credibilidad y experiencia negociadora de Luis Guillermo Echeverri, director por Colombia en el BID, se sentó a la mesa con los más veteranos expertos en Latinoamérica del Departamento del Tesoro de E.U., llevándolos a un acuerdo final.

Las discusiones fueron profundas, y como en toda negociación se cedieron posiciones y se acercaron objetivos comunes. El BID salió fortalecido, la región recibió un gran espaldarazo de los 21 países no prestatarios, los mercados en Latinoamérica y el Caribe recibieron una señal de confianza y Colombia cosechó un valioso triunfo diplomático basado en transparencia, confianza, solidez técnica y firmeza para tomar decisiones.

ivanduquemarquez@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado