Iván Duque Márquez

De China a Macondo

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
junio 08 de 2016
2016-06-08 10:05 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

China y Colombia son países muy diferentes, no obstante en materia pensional tendrán problemas similares. China puede tener 4 o 5 trabajadores por pensionado y en 15 años serán menos de 2, advirtiendo que la edad promedio pasará de 29 a 45 con gran velocidad. El coloso del oriente tendrá que enfrentar una situación en la cual el número de mayores de 65 años pasará de 100 millones a más de 300, en menos de 4 décadas. Esta realidad tiene grandes costos fiscales por la atención que demandarán los adultos mayores y la baja cobertura pensional.

Colombia también enfrenta grandes desafíos pensionales. En nuestro país tenemos, según el Dane, 21 millones de ocupados, donde solo 7 millones contribuyen a pensión y salud, y únicamente 1,8 millones se pensionan. Además, anualmente el Gobierno se gasta más de 30 billones de pesos para cubrir el déficit del sistema pensional público. Como si fuera poco el número de mayores de 65 años va a pasar de 5 a 15 millones en los próximos treinta años, y hoy solo 1 de 4 personas mayores de 65 años tiene pensión.

Con esta realidad tan grave, el país tendrá que asumir una carga fiscal cada vez más grande para atender a los adultos mayores a través de Colombia Mayor, así como brindar cobertura por medio del programa Beneficios Económicos Periódicos (BEPS).

¿Cómo enfrentarán los dos países este drama? China está pensando una reforma pensional integral y corregir la precaria cobertura hacia el futuro, con grandes posibilidades de ser adelantada en los próximos dos años, precisando múltiples componentes. Colombia, por su parte, sigue en una bicicleta estática. Llevamos seis años esperando la acción de un gobierno para corregir las competencias entre regímenes, hacerlos más equitativos, para que los subsidios no se queden en los mayores ingresos, y darles sostenibilidad financiera, para que los aportes sean la base real del ingreso futuro.

Además de las condiciones narradas está el agravante de la informalidad. Para vencerla necesitamos más empresas, mejores incentivos para legalizar negocios y tener un sistema tributario no asfixiante. Para enfrentar los desafíos pensionales de manera estructural, necesitamos un modelo económico en el cual un Estado con tamaño adecuado, un entorno que invite a la inversión y la presencia de estímulos para que las empresas generen empleos dignos y estables, sean protagonistas.

Sin estos cambios y sin la voluntad política de una reforma pensional profunda, Colombia seguirá dormida y el país empeorando. Esto es consecuencia de una agenda de país secuestrada por las Farc, y de un gobierno que no quiere afectar un plebiscito amañado.

La agenda nacional no puede seguir paralizada por los cálculos políticos de la agenda en La Habana. Llevamos seis años sin una reforma seria a la salud y el déficit del sector supera los 8 billones de pesos, también se han dejado a un lado reformas a la justicia, la educación y las finanzas territoriales para no herir susceptibilidades que afecten intereses partidistas.

Nuestra diferencia con China está en que, mientras allá los gobiernos enfrentan los problemas, en Colombia tenemos un gobierno que los evade e incuba males peores.

Iván Duque Márquez
Senador
ivanduquemarquez@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado