Iván Duque Márquez

Nos bebimos lo del mercado

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
diciembre 11 de 2014
2014-12-11 05:00 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

El músico popular Jimmy Gutiérrez parece ser el más claro analista de las finanzas públicas colombianas, con su canción Me bebí lo del mercado. En su letra, un feliz parrandero recibe su pago y lleno de euforia, sintiéndose como un magnate, se dedica a gastar en licor y mujeres. Al despertar de la fiesta, se da cuenta de que su dinero se ha evaporado y su pareja lo ha abandonado por haber derrochado lo del arriendo y lo del mercado.

La canción de Jimmy se podría aplicar a la situación que está viviendo Colombia con la renta petrolera. El Gobierno se ha dado el lujo de expandir el gasto público y, al mismo tiempo, mantener el déficit fiscal conforme a sus metas, gracias al ingreso petrolero. No obstante, haber utilizado la bonanza petrolera para expandir el gasto corriente de la nación, ha hecho que nuestras finanzas públicas sean petróleodependientes. Solamente, si miramos el 2013, observamos que a la nación ingresaron 12 billones de pesos por concepto de impuesto de renta generada por este sector, 9,5 billones derivados de utilidades de Ecopetrol y 8,2 billones por concepto de regalías. Con estos escenarios, cualquier caída en esta renta no nos dejaría más remedio que reducir gastos o aumentar impuestos.

La petróleodependencia se acentúa cuando observamos que el sector representa más del 30 por ciento de la Inversión Extranjera Directa (IED) en el país, y más del 60 por ciento de las exportaciones, además de ser un ramo que consume más de 35 billones de pesos en bienes y servicios del Estado. La más clara demostración de nuestra dependencia se encuentra plasmada en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, en el cual hemos proyectado que produciremos en los próximos años más de un millón de barriles diarios, con un precio promedio de 100 dólares por barril.

Pues bien, el andamio está frágil. La Asociación Colombiana de Petróleo (ACP) proyecta que produciremos en los próximos años cerca de 830 mil barriles diarios, y el precio del petróleo está peligrosamente cayendo por debajo de los 60 dólares. Solo para entender la gravedad de la situación, por cada 10 mil barriles que se dejan de producir, la nación dejará de recibir cerca de 350.000 millones de pesos, y por cada dólar que caiga el precio, dejaremos de percibir cerca de 400.000 millones de pesos. El único mitigante podría ser una devaluación del peso en proporciones similares a las fluctuaciones de precio.

¿Cómo se ve el panorama?, poco alentador. Colombia tiene hoy reservas para siete años, lo cual demanda mayor inversión y la reforma tributaria la está espantando. Adicionalmente, por debajo de 60 dólares en el precio, nuestro petróleo empieza a ser poco competitivo por los costos de transporte.

El Gobierno nunca se preparó para estas tempestades, y en lugar de aprovechar las épocas de ‘vacas gordas’ para grandes inversiones y ahorro contracíclico, creó un tren de gasto soportado en la renta petrolera, sin ser Colombia un país petrolero. Es el momento de reflexionar y corregir el rumbo a tiempo, para que el guayabo no arruine nuestra agenda de desarrollo, como le sucedió al protagonista de la popular canción.

Iván Duque Márquez

Senador

ivanduquemarquez@yahoo.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado