Iván Duque Márquez

En un bosque de la China

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
enero 29 de 2015
2015-01-29 04:42 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

Hace pocas semanas China le anunció al mundo que su crecimiento económico durante el año 2014 ha sido el de menor ritmo en una generación. Esta situación y las proyecciones para los próximos años son fundamentales debido a que China no solo es un gran demandante de materias primas y un canalizador de inversión, sino que de alguna manera se ha ido tornando en un motor de actividad económica mundial.

¿Pero cómo podemos leer la realidad de China? Existen varios elementos de análisis provenientes de estadísticas oficiales y estudios de mercado que son dicientes.

En primera medida el consumo de energía eléctrica en el gigante asiático ha venido presentando cambios notorios. Si examinamos el crecimiento del consumo de electricidad en el año 2013, que superó el 7 por ciento, y lo comparamos con el 2014 donde el consumo se situó por debajo del 4 por ciento, se puede apreciar que la industria y otros sectores avanzan a menor ritmo por la correlación entre consumo de energía eléctrica y crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

Otro fenómeno que merece ser profundizado tiene que ver con el mercado hipotecario, el cual por años fue un gran dinamizador de crecimiento. En el año pasado la inversión en este sector fue una de las de mayor desaceleración pasando de un ritmo de crecimiento del 20 por ciento en el año 2013 a niveles del 12 por ciento en el año 2014.

La coyuntura por supuesto se ha visto reflejada en caídas en el precio de la vivienda cercanas al 4 por ciento y disminución de las ventas cercanas al 10 por ciento. Las implicaciones de este comportamiento son de interés mundial pues el sector hipotecario chino representa un poco menos del 60 por ciento en el consumo de acero y cerca del 30 por ciento del consumo de cemento en ese país, lo cual también impacta en la demanda global de productos para la construcción y la adecuación de vivienda.

¿Cuáles son los efectos esperados de la desaceleración china en los mercados internacionales? En el caso del petróleo países como Arabia Saudita, Irán y Rusia proveen casi el 40 por ciento de las importaciones de crudo en China. Si se trata de carbón, solamente Indonesia y Australia brindan el 60 por ciento de las importaciones, lo cual permite ver los efectos en estos proveedores. Adicionalmente es necesario indicar que China consume casi el 50 por ciento de la demanda mundial de níquel, 10 por ciento de la mundial de petróleo, 47 por ciento de la demanda mundial de aluminio y 40 por ciento de la demanda mundial de cobre, por solo mencionar algunos productos.

En este bosque de indicadores y realidades podemos ver que la desaceleración China cambiará la demanda y los precios de las materias primas e impactará en las exportaciones de muchas economías emergentes. Si contemplamos que en el 2015 China crecerá al 7.2 por ciento, es necesario que muchos países latinoamericanos nos vayamos preparando estratégica y fiscalmente para un Dragón que sopla con menor fuerza.

Iván Duque Márquez

Senado

rivanduquemarquez@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado