Iván Duque Márquez

Ceguera intencional

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
febrero 26 de 2015
2015-02-26 03:02 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

América Latina se encuentra pasmada ante la gravedad de la bomba pensional que se está activando en nuestra región. Según estudios del BID, solo cuatro de cada diez trabajadores cotizan en algún sistema pensional. Esta situación la agravan hechos como reconocer que hoy existen 40 millones de personas mayores de 65 años, y para el 2050, la cifra llegará a cerca de 140 millones.

La tendencia nos indica que en tres décadas cerca del 60 por ciento de nuestros adultos mayores llegará a la edad de pensión sin haber ahorrado para una vejez digna, y, lo que es peor, debido a nuestra transición demográfica pasaremos de contar con 9,5 personas por adulto mayor a tener 3,2 personas. Sencillamente, nuestros sistemas de pensión se encuentran frente a tres caras de un problema: cobertura, equidad y sostenibilidad.

Para enfrentar las vicisitudes, muchos países han decidido implementar sistemas de pensiones no contributivas, entiéndase pensiones subsidiadas parcialmente o en su totalidad, las cuales, también ayudan algo en equidad, pues es preferible algún ingreso a ninguno, pero generando inmensos cuestionamientos sobre su presión fiscal y sus efectos distorsionantes en el mercado laboral.

¿Cómo se ve Colombia en este entorno? Definitivamente, bastante incierta. Tenemos uno de los mayores niveles de pobreza para la población mayor de 65 años. A eso hay que agregarle que solo una de cada cuatro personas en edad de pensión, la recibirá. Además, tenemos una de las relaciones más bajas de cotizantes frente a ocupados en la región, con un preocupante 30 por ciento. Para añadir más dificultad, el 50 por ciento de nuestra población es informal y, según el Ministerio de Trabajo, 58 por ciento de los ocupados reciben ingresos por debajo del salario mínimo.

Para profundizar, cabe mencionar que contamos hoy con un sistema público de Régimen de Prima Media (RPM), altamente vulnerable en su sostenibilidad, por su dependencia en las estructuras demográficas y que funciona con una pensión basada en el ingreso de los últimos 10 años laborales.

El RPM cuenta con altos subsidios en favor de pensionados con mayor ingreso, además de distorsiones frente al otro sistema, el de Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (Rais), toda vez que trabajadores con la misma historia laboral tienen pensiones y beneficios distintos, profundizando inequidades verticales y horizontales.

Con el fin de atender a los adultos mayores y a la población que se queda corta en obtener su pensión, se han creado esquemas de subsidios como Colombia Mayor y los Beneficios Económicos Periódicos.

Ante la urgencia de tener una visión de largo plazo frente a un problema estructural de informalidad, cobertura, equidad y sostenibilidad, el nuevo Plan de Desarrollo elude una responsabilidad histórica y evita tocar los detonantes del problema en el mercado laboral o la estructura tributaria, entre otros.

Enfrentar este problema no da espera, pero duele que el Gobierno, que tanto prometió acciones sobre la materia, después de casi cinco años, como lo diría el Premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman, sea ciego para lo evidente y ciego para ver su propia ceguera.

Iván Duque Márquez

Senador

ivanduquemarquez@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado