Iván Duque Márquez

Cincuenta sombras de ley

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
febrero 19 de 2015
2015-02-19 03:40 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

El articulado del proyecto de ley por medio del cual se expide el Plan Nacional de Desarrollo está lleno de sombras, que empañan el trabajo técnico de los equipos del DNP, plasmado en el documento de base, debido a que los ministerios presionaron para incluir allí toda una serie de orangutanes legislativos que son incapaces de liderar políticamente en el tránsito de legislación ordinaria.

Las sombras son de todo tipo y constituyen un burdo aprovechamiento de la ‘ventanita de oportunidad’ que brinda discutir, en 90 días, empezando por las comisiones económicas y luego en las plenarias, una Ley del Plan en la cual pretenden incluir todo lo que se les ocurra.

La sombra del primer orangután se aprecia en los artículos 13, 40 y 41, en los cuales se configuran la creación de un tercer canal por la puerta de atrás, como lo ha denunciado la revista Dinero, al permitir la inversión extranjera hasta el 40 por ciento, ampliar los porcentajes de concesión y reducir la cuota de pantalla nacional, lo que, a todas luces, representa una gabela para algún agente interesado.

Otro orangután que genera gran sombra está contenido entre los artículos 18 y 28, que prácticamente constituyen una modificación al código minero, permitiendo responsabilidades en el Ministerio de Minas para sanciones ambientales, áreas de reserva para desarrollo minero, regalías incrementales y renegociación de contratos petroleros. Por su sensibilidad e importancia, estos elementos deberían ser discutidos en las Comisiones especializadas y con el debido escrutinio que merece el trámite de una ley ordinaria.

La sombra del orangután ambiental es también preocupante. Artículos como el 47, 164 y 165 son el arco del triunfo para que ingresen las licencias ambientales ‘exprés’. En materia agropecuaria ya no se trata de un orangután, sino de King-Kong en persona. El Artículo 102 del Plan le da facultades extraordinarias al Presidente de la República con el objetivo de dictar decretos con fuerza de ley que reestructuren la institucionalidad agropecuaria, reordenar la política de crédito y transformar a su antojo el Invima. El Artículo 103 saca de taquito al Gerente del Banco de la República de la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario, y el Artículo 101 introduce reformas a las facultades del Ministerio sobre el manejo de fondos parafiscales, todos temas que deberían ser parte de una articulada reforma agraria.

Desde una perspectiva regional, las sombras de los orangutanes son múltiples. Artículos como el 181, 186 y 191 pretenden regular aspectos como el catastro, alumbrado público e impuestos a los licores, los cuales deberían ser parte estructural de una reclamada Reforma Tributaria Territorial, para favorecer las finanzas de ciudades y departamentos. En la salud, la sombra de King-Kong vuelve a resurgir en el Artículo 62, cuando se crea una megaentidad para manejar el Fosyga y el Fondo de Salvamento de Entidades Territoriales.

Con estas sombras, el articulado del Plan de Desarrollo se sale de su propósito de ser orientador de políticas públicas para ser una ley gambeta que elude el debido trámite de leyes especializadas. El Congreso debe evitar que esto ocurra.

Iván Duque Márquez
Senador
ivanduquemarquez@yahoo.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado