Iván Duque Márquez
columnista

La maldición de la mermelada

El panorama de las regalías muestra que hay disparidades entre los giros o abonos en cuenta. 

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
octubre 26 de 2016
2016-10-26 09:55 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

En el año 2011, cuando el gobierno adelantó su famosa reforma al Sistema General de Regalías, explicó que su objetivo era esparcir la mermelada en la tostada del territorio nacional. Cinco años después de haber repartido las regalías de la mayor bonanza minero-energética de nuestra historia, en un mayor número de municipios, es pertinente preguntarnos cómo estamos.

El análisis de la evidencia de cara a la aprobación de un nuevo presupuesto bianual, es bastante crítico por cuanto florecen problemas ligados a la inefectividad, los oscuros procesos contractuales, la baja ejecución y la mala formulación de proyectos.

Para empezar, el panorama de las regalías muestra que existen serias disparidades entre los giros o abonos en cuenta y los departamentos tienen altos niveles de necesidades básicas insatisfechas. Departamentos como Chocó, Sucre, Cauca, Vichada, Vaupés tienen una asignación vergonzosa de recursos en comparación con sus precarios indicadores sociales.

La situación de la contratación es pavorosa. El 27 por ciento de los contratos realizados en el sistema es asignado por vía directa, y, lo que es peor, el 65 por ciento de los contratos que representan el 72 por ciento del valor de los proyectos se va en procesos con un único proponente. Sorprende aún más que, según la Contraloría, el 80 por ciento del valor de los proyectos, está en el 12 por ciento de los contratistas.

Si se examina la ejecución de los recursos de regalías, el famoso Fondo de Ciencia y Tecnología apenas ha ejecutado el 14 por ciento de los recursos, mientras el Fondo de Desarrollo Regional no llega al 50 por ciento. Entre los problemas de ejecución, el 33 por ciento obedece a fallas en la calidad, seguidos por interventorías deficientes y obras catalogadas como ‘elefantes blancos’.

No deja de ser menos grave el alto número de proyectos rechazados. En la región Centro sur, cinco de cada diez proyectos son rechazados, mientras que en la región del Pacífico, cuatro de cada diez corren la misma suerte.

Los pecados del sistema son muchos más. Subsiste un divorcio entre los recursos planificados por el gobierno y el recaudo efectivo, al igual que unas proyecciones infladas relacionadas con los precios y la producción de petróleo y carbón.

Llevamos cinco años de un nuevo sistema de manejo de las regalías que, supuestamente, permitiría tener proyectos de mejor calidad, reducir las desigualdades en las regiones de menor ingreso y promover, como nunca antes, la ciencia y la tecnología. Hasta ahora, los resultados muestran la ausencia de obras emblemáticas, en términos de desarrollo regional, y la inefectiva asignación de recursos para estímulo a la ciencia.

Cuando se creó el nuevo Sistema General de Regalías estábamos en medio de una fiesta de recursos provenientes del petróleo y los minerales, que le permitieron al gobierno distribuir la mermelada para ganar respaldos políticos en las regiones, creyendo que la fiesta nunca terminaría. La fiesta terminó y los resultados dejan una gran resaca. Hoy, tenemos que hacer reformas para que estos recursos no sigan siendo una mermelada sin sabor, que deja poco para quienes más los necesitan.

Iván Duque Márquez
Senador ivanduquemarquez@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado