Iván Duque Márquez
columnista

Ember Estefenn: más que un educador

Ghandi solía decir que las personas deben ser el cambio que quieren ver en la sociedad. Ember era esa frase en su más puro sentido de aplicación.

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
marzo 29 de 2017
2017-03-29 08:34 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/16/58ca96e130ba2.png

La muerte es a veces un acontecimiento que nos arrebata de manera injusta a grandes personas. Conocí a Ember Estefenn a comienzos del 2014 y pude ver en él uno de esos héroes que silenciosamente construyen país, sin estar en las portadas de las revistas o en los micrófonos de las emisoras. Fue un educador como pocos y un ser humano cuyas condiciones son difícilmente repetibles.

Ember era médico de la Universidad del Rosario, especializado en Psiquiatría y se preparó para ser un formador de seres humanos. Fue Coordinador de la Tercera Sección del Gimnasio Moderno, siendo ese amigo y confesor de adolescentes que sabía como orientar el talento y moldear la rebeldía hacia la verdadera vocación de las personalidades.

Yo lo conocí como rector del Colegio Sabio Caldas que tiene hace años en concesión el Gimnasio Moderno en Ciudad Bolívar. Ember llegaba temprano e imponía un ritmo de trabajo frenético con una pasión contagiosa que se podía percibir en la manera como docentes y alumnos interactuaban con un profesional que encontraba el sano equilibrio entre bacanería y autoridad.

Ghandi solía decir que las personas deben ser el cambio que quieren ver en la sociedad. Ember era esa frase en su más puro sentido de aplicación. Siempre creyó en una educación que fuera capaz de reducir las brechas sociales y darle camino abierto a los talentosos, sin que fuera la carencia de dinero una especie de ancla para la movilidad social.

El Sabio Caldas, con el nombre de nuestro héroe histórico, fue el laboratorio de la educación que Ember y tantos colombianos soñamos. El Sabio tiene una jornada completa con doble alimentación, tiene educación vocacional y técnica en los últimos tres años de bachillerato, estimula la formación matemática, científica y de lenguaje con la educación creativa, deportiva y digital. Además fue un ejemplo en los convenios de bilingüismo e intercambios con Canadá y en la asociación de la pertinencia educativa con las oportunidades de empleo.

Aunque mantenía un gran escepticismo con la política, lo picó el bicho del servicio público y aceptó ser el Director de Primera Infancia y Adolescencia en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. No hay duda de que su estilo de mando y su dinamismo creativo chocó muchas veces con los desiertos de la burocracia, el excesivo formalismo y tal vez las presiones políticas. A pesar de ello, llevó ideas, iniciativas y proyectos que estoy seguro trascenderán.

Pero Ember fue mucho más que un educador. Constituyó una linda familia junto a Camila Hoyos y como padre era también un ejemplo a seguir. Siempre le agradeceré todos los consejos que me brindó en la búsqueda de colegio para mis hijos y cómo me contribuyó en la formulación de proyectos para el acceso a la educación.

La muerte injustamente nos arrebató al amigo y sobre todo al scout que encarnó la promesa de honor de “cumplir sus deberes con Dios, con la patria y con el prójimo en toda circunstancia”. ¡Gracias amigo!

Iván Duque Márquez
Senador
ivanduquemarquez@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado