Iván Duque Márquez

La ‘Iguana y el Perezoso’

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
diciembre 18 de 2014
2014-12-18 12:41 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

En muchas ocasiones, las canciones infantiles sirven para interpretar y leer la realidad. La Iguana y el Perezoso es una de las letras que más suelen cantar los niños, narrando cómo una linda iguana que disfruta una taza de café, es empujada al agua por un perezoso que luego se apodera de la taza de café que le pertenece al reptil.

Ecopetrol es la joya de la corona de las empresas en Colombia y tiene como símbolo una iguana que refleja su imponencia y vistosidad, no en vano representa el 35 por ciento de la producción nacional de petróleo y la mayor capitalización corporativa en la Bolsa de Valores de Colombia.

Ecopetrol, durante los últimos diez años, ha sido un símbolo de la bonanza petrolera nacional.

Frente a los 1.400 pesos y 3.700 pesos de su primera y segunda emisión de acciones, realizada para que miles de ciudadanos participaran en la compañía, los inversionistas vieron sus acciones llegar a los 5.850 pesos en mayo del 2012.

Luego de esa fabulosa historia de gestión y desempeño corporativo, la realidad, al igual que la canción, indica que la iguana se fue de cabeza al agua. En el 2013, la compañía experimentó una desvalorización en bolsa del 32 por ciento, y en el último año del 55 por ciento, acercándose el precio de la acción al valor de su primera emisión.

¿Qué pudo detonar esta situación? Algunos dirán que las circunstancias de precio del petróleo. Esa respuesta es incompleta. En efecto, los precios afectan, pero los mercados están preocupados por los riesgos y costos de producir en Colombia, las metas de producción y las reservas de crudo que demandan exploración exitosa, algo que no se está viendo.

A pesar de lo anterior, la principal preocupación tiene que ver con la actitud del Gobierno frente a la empresa. La compañía reparte el 82 por ciento de sus utilidades, de las cuales la nación recibió en el 2013, según Ecopetrol, 13 billones de pesos y solo entre impuesto de renta y Cree, la nación recibió cerca de 7.3 billones de pesos por cuenta de la empresa. En pocas palabras, la nación tiene en Ecopetrol una fuente vital de recursos. El temor radica en una repartición de utilidades por encima del mercado y, al mismo tiempo, endeudamiento para financiar expansión.

¿Por qué le conviene a la nación un alto reparto de dividendos y mayor deuda en Ecopetrol? Porque el mayor endeudamiento por parte de las empresas públicas para transferir utilidades a la nación, permite hacerle una pirueta a la Regla Fiscal, asumiendo la empresa la deuda que la nación no puede.

Estas realidades muestran la urgencia de garantizar que la compañía no tenga miembros de junta que vean a Ecopetrol como un cajero automático fiscal. La petrolera necesita una junta 100 por ciento volcada a la responsabilidad fiduciaria, pues de lo contrario existirá la actitud del perezoso, que ve la empresa como una vaca lechera de dinero fácil, arriesgando la percepción de los mercados sobre la bella iguana.

Iván Duque Márquez
Senador
ivanduquemarquez@yahoo.com
 


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado