Iván Duque Márquez

Intereses conflictivos

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
enero 15 de 2015
2015-01-15 03:42 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

Uno de los grandes aciertos del ingreso de Colombia a la Ocde es conducir al país a aceptar buenas prácticas internacionales en materia de gestión pública, mejorando la calidad de los servicios estatales y motivando un sistema administrativo transparente, eficiente y orientado a resultados.

De tiempo atrás, el organismo internacional ha venido reflexionando sobre la forma como se deben conducir las empresas industriales y comerciales del Estado. Para la Ocde estas entidades deben ser un símbolo y un referente en materia de buen gobierno corporativo, y recomienda, entre otros, que sus juntas directivas cuenten con un mayor número de miembros independientes, profesionales y motivados estrictamente por el compromiso fiduciario con la empresa, eliminando conflictos de interés, ingerencias politiqueras y garantizando la protección de los accionistas minoritarios.

Adicionalmente, recomiendan procesos competitivos para la selección de sus principales directivos y una estricta comunicación de decisiones estratégicas.

Dentro del proceso de ingreso de Colombia a la Ocde, se realizó en el 2013 una investigación dirigida por Héctor Lehuedé, que examina en detalle el gobierno corporativo de las empresas estatales colombianas y que brinda importantes recomendaciones. Entre los hallazgos del valioso trabajo, se destaca que la presencia de los ministros en muchas de la juntas directivas genera conflictos de interés e intimida la toma imparcial de decisiones corporativas. Del mismo modo, indica que no hay un proceso institucional para la selección y nombramiento de los miembros de junta directiva y que, en muchos casos, se presta para una nominación motivada por el querer de los ministros o el Presidente, sin un escrutinio minucioso ni acorde con la experiencia requerida.

Para enfrentar algunas de las debilidades identificadas, la Ocde le recomienda a Colombia, al igual que lo hizo con Codelco, la gigante minera estatal de cobre chilena, que los ministros salgan de las juntas directivas. En un sentido más amplio, motiva a que se cree una unidad centralizada dentro del Estado, encargada de la identificación y nominación de miembros de junta directiva, eliminando la discrecionalidad de muchos ministerios.

Asimismo, invita a adoptar normas mediante las cuales la información fluya en igual momento tanto para el Estado como para los accionistas minoritarios y que haya una amplia transparencia sobre los planes de acción y la toma de decisiones.

Por supuesto, hace hincapié en que el desempeño de los miembros de junta sea evaluado y supervisado por la misma unidad que participa en su selección. Como sustento a sus sugerencias, la Ocde indica que en Colombia los miembros de junta por designación política y los funcionarios públicos superan el 70 por ciento de los integrantes.

¿Qué podemos esperar de estas buenas prácticas? Sin lugar a dudas, es urgente recoger las recomendaciones de la Ocde y plasmarlas en nuestro marco normativo. Empresas como Ecopetrol, por solo dar un ejemplo, deben tomar el liderazgo en la implementación de estas orientaciones para garantizar que no existan miembros de junta para los que primen los intereses fiscales antes que los corporativos y pretendan comer carne y tomar leche de la misma vaca.

Iván Duque Márquez
Senador
ivanduquemarquez@yahoo.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado