Iván Duque Márquez

Pequeños gigantes

Iván Duque Márquez
POR:
Iván Duque Márquez
mayo 03 de 2013
2013-05-03 04:10 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/16/58ca96e130ba2.png

Una de las grandes revoluciones que el mundo está experimentando tiene que ver con el dinámico crecimiento de las comunicaciones móviles. Según el reporte de la Economía Móvil, preparado por GSMA, se ve cómo en los próximos cinco años las conexiones de este tipo llegarán a los 9.700 millones. En este escenario, las conexiones de banda ancha móvil representarán 5.100 millones y los dispositivos LTE, como tabletas y medios inteligentes, alcanzarán casi 1.00 millones de usuarios.

Esta transformación significará que en el mundo se moverán cerca de 12.000 millones de gigas por mes. La capacidad creciente de transmisión de contenidos detonará, como nunca antes en la historia, el acceso a la música, la fotografía, los juegos, abriendo paso a un sinnúmero de industrias creativas especializadas en la prestación de servicios culturales, que aprovecharán la expansión de las redes 3G y 4G.

Carros con aplicaciones en sus tableros, ciudades inteligentes, servicios instantáneos de parqueo, reporte de criminalidad, aplicaciones para facilitar el monitoreo de la salud individual, el pago mediante cuentas de crédito o el acceso a recintos, son milagros que avanzan con esta revolución y que, a la vez, abren oportunidades de negocios.

¿Puede América Latina aprovechar esta revolución para dinamizar industrias del conocimiento? La respuesta está en Uruguay. Con un poco más de tres millones de habitantes en un territorio de 180.000 kilómetros cuadrados, el pequeño país suramericano se ha convertido en un gigante de la tecnología. No solo representa el mayor número de exportaciones per cápita de software de Latinoamérica y el Caribe, sino que cuenta con decenas de empresas de animación digital, videojuegos, aplicaciones y soluciones que están triunfando en mercados de clase mundial, derivados de la economía móvil.

Compañías como Inetsat, que distribuyen contenido y masifican el alcance de productos digitales para audiencias identificadas; Cubox, especializada en el desarrollo de software o aplicaciones para dispositivos inteligentes, y Clinixo, que provee soluciones para el sector salud, están capturando inversión y valorizándose a pasos agigantados.

La receta uruguaya ha sido clara. Masificación de computadoras y capacitación tecnológica para estudiantes, bilingüismo, infraestructura cultural, apertura a la inmigración, fomento al emprendimiento tecnológico, atracción de fondos de capital, oferta de educación superior en sectores creativos, inversión en la calidad de vida urbana y apertura a la diversidad. Empresas exitosas, como las mencionadas en Uruguay, se están viendo en otros países, pero lastimosamente debido más a la garra de los emprendedores, que en el marco de una visión integral nacional.

Latinoamérica es, después de Asia, una de las regiones de más rápida penetración tecnológica. Desarrollar agendas nacionales en sectores creativos es apostarle a ser protagonistas y no simples transeúntes de la autopista cultural que constituyen las tecnologías móviles. La decisión está en nuestras manos.

Iván Duque Márquez

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado