Iván Duque Márquez

El ‘Rey desnudo’ y la competitividad

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
noviembre 27 de 2014
2014-11-27 02:58 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

El escritor Danés, Hans Christian Andersen, es uno de los grandes genios de la literatura universal, que logró retratar a través de su obra las más grandes ridiculeces de la raza humana. En 1837, en una compilación de cuentos infantiles, publicó el Rey desnudo, una historia donde un rey vanidoso, idiotizado por su afán de buen vestir, es engañado por los hermanos Farabutto, quienes le venden, burlándose de su vanidad, un vestido tan fino en su linaje que para los ignorantes lucirá invisible. Bajo esa premisa, el rey y su corte de aduladores, que no veían el vestido, se creían el cuento y posaban de admiradores de su fina prenda. Todo evolucionó con un engaño tolerado hasta que, en un desfile, un niño incauto expresó sin pena que su rey estaba totalmente desnudo.

La historia de Andersen ha sido estudiada por años en cursos de política pública como el síndrome del ‘Rey Desnudo’, un mal que pueden llegar a sufrir quienes están en condiciones de poder y solo quieren ver aquello que les complace, haciendo caso omiso de una realidad que prende luces de alerta.

Aplicando estos elementos a la vida nacional, es común escuchar a miembros del Gobierno decir, a gritos, que somos líderes regionales en economía y que todos los resultados son históricos, evidenciando un peligroso desprecio por quienes señalan riesgos estructurales. Hace pocos días, cuando salió a la luz pública el reporte del ‘Doing Business 2015’ del Banco Mundial, Colombia alcanzó una importante posición, frente a toda la región. Lo que nadie explicó es que el índice fue configurado con una ponderación de puntajes que resaltó indicadores como facilidad para obtener crédito, donde Colombia, gracias a la expedición de la Ley de Garantías Mobiliarias, dio un salto enorme.

Al examinar en detalle el reporte, se aprecian otras realidades poco comentadas, por la ceguera voluntaria. En el indicador de apertura de un negocio, pasamos del puesto 79 al 84, en el indicador de obtención de energía se pierden 4 posiciones, y en lo relativo a calidad tributaria, perdimos 7 posiciones y nos ubicamos en el puesto 146 entre 189 países.

La realidad oculta del reporte ‘Doing Business’, se queda corta frente al Consejo Privado de Competitividad, que con precisión denuncia cómo en los últimos cuatro años perdimos en el Índice Mundial de Competitividad 8 posiciones en calidad institucional; 5 en calidad de infraestructura; 26 en educación y salud; 6 en eficiencia del mercado de bienes; 15 en eficiencia del mercado laboral, y 12 en innovación.

Estas realidades ocultas junto con la situación de la industria, la caída en la Inversión Extranjera Directa, el aumento del déficit en cuenta corriente y las vulnerabilidades en la renta petrolera, ameritan la reacción institucional. Tristemente, ante las adversidades, el ‘Rey Gobierno’ solo quiere ver su realidad y ha decidido seguir adelante con una reforma tributaria que afectará la competitividad, olvidando aquella frase de José Martí, según la cual “gobernar es prever”.

Iván Duque Márquez

Senador

ivanduquemarquez@yahoo.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado