Iván Duque Márquez

Tierra de redentores

Iván Duque Márquez
POR:
Iván Duque Márquez
septiembre 01 de 2011
2011-09-01 12:52 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/16/58ca96e130ba2.png

 

Latinoamérica es una región donde su historia republicana se encuentra marcada por el enfrentamiento entre los defensores de la democracia liberal y quienes han caído en la embriaguez del sueño revolucionario o dictatorial, justificando en su causa el vil sometimiento social.

Escudriñar en esa realidad regional es el propósito que Enrique Krauze se ha trazado con su nuevo libro titulado Redentores: ideas y poder en Latinoamérica.

En esa aventura intelectual sobresalen las ideas del cubano José Martí, cuya extensa obra clamó por un continente en el que la democracia y la libertad actúen como faros sociales. Le sigue la vocación antiimperialista del Uruguayo José Enrique Rodó, quien se opuso desde la tribuna filosófica a la doctrina norteamericana del Gran Garrote, inspirando un movimiento social con las páginas de su obra Ariel.

También en la lista de redentores está el caudillo cultural José Vasconcelos, quien pese a consolidar la herencia y el patrimonio de la revolución mexicana, enfrentó el final de su vida adormecido en la tragedia del fascismo.

En la figura del peruano José Carlos Mariátegui se aprecia el surgimiento del marxismo indigenista, que sin proponérselo, inspiró el errado camino de la lucha armada para resolver la desigualdad de clases.

Desde la vida de los escritores Octavio Paz, Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez se describe el papel del arte en la política.

Paz como un sujeto que evolucionó con su época hasta convertirse en un férreo convencido del liberalismo político. Vargas Llosa, como un libre pensador que enfrentó sus visiones ideológicas en rechazo de cualquier dictadura, hasta esculpir una infranqueable ideología de centro democrático, y García Márquez como el artista genial, que se ha refugiado en las letras sin rechazar los vejámenes que su entrañable amigo Fidel Castro ha cometido con el pueblo de Cuba.

En la figura de Eva Perón se narra el peligro del movimiento populista; con el ‘Ché’ Guevara se experimentan los descalabros cometidos por quienes con discursos y fusiles creyeron que podían construir prosperidad.

Figuras como el subcomandante Marcos y Hugo Chávez pasan por la páginas como aquellos ‘redentores’ inmersos en el culto de la propaganda, uno, convertido en celebridad, dominado por un narcisismo anarquista y, otro, escriturando el ideario del Libertador al servicio de su régimen.

Redentores es un libro que deja cientos de preguntas, al igual que importantes reflexiones. Le hacen falta a la Latinoamérica de hoy más políticos con solvencia intelectual, capaces de construir un ideario propio, distinto al que dictan los focus groups y la encuestas.

También la democracia liberal ha venido triunfando gracias a una sociedad que se ubica en el centro.

Pero mientras subsistan sectores excluidos y golpeados por la inequidad, no dejarán de aparecer figuras que, bajo el argumento de redimir a sus pueblos, intenten desestabilizar la sociedad y conducirla por medio del populismo, al peligroso invento dictocrático. Quizás por eso, la tarea más importante es consolidar democracias estables con seguridad, libertades, instituciones independientes, cohesión social y participación ciudadana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado