Iván Duque Márquez

Tolerancia y creatividad

Iván Duque Márquez
POR:
Iván Duque Márquez
abril 25 de 2013
2013-04-25 12:17 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/16/58ca96e130ba2.png

En el índice global de creatividad desarrollado por el Martin Prosperity Institute de la Universidad de Toronto, se miden los países con mayor dinamismo para el desarrollo de la economía creativa. La metodología incluye tres indicadores básicos denominados las tres Ts:

1. Tecnología: analiza los recursos financieros destinados a investigación y desarrollo como parte del PIB, la cantidad de recursos humanos destinados a investigación y desarrollo, y el número de patentes per cápita; 2. Talento: examina los años de permanencia en el sistema escolar y el porcentaje de la fuerza laboral empleada en las industrias creativas; 3. Tolerancia: se mide con la combinación de los porcentajes de personas que han contestado la encuesta Gallup Global, expresando que su ciudad y país son un buen lugar para las minorías étnicas y la población Lgbt.

El análisis de los datos elaborados por la Universidad de Toronto frente a los Estados que han venido aplicando más apertura al matrimonio entre personas del mismo sexo, muestra interesantes paralelos. Países como Canadá, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Francia, Noruega y España, donde la paridad matrimonial ha tenido aprobación, figuran en los primeros 20 puestos como líderes en economía creativa.

¿Qué nos dicen estos datos? Sin duda que las sociedades en las que se están presentando más progresos artísticos, científicos y culturales son aquellas donde la igualdad no es un derecho relativo, y, por el contrario, abrazan la tolerancia y la igualdad como derecho absoluto, mediante el cual nadie puede ser discriminado por sexo, raza o condición.

También nos indica que los individuos con gran talento creativo quieren pertenecer a sociedades en las que los prejuicios sociales estén en declive y la diferencia sea un valor de respeto, pertenencia y cohesión social.

Estas señales también indican que en las democracias modernas hay que respetar las creencias religiosas, pero las iglesias y el Estado deben ser independientes.

De ahí que las religiones no sean las que orienten las políticas públicas en materia de derechos a las comunidades Lgbt.

En pocas palabras, ante la ley civil no se debe relativizar qué personas por su condición sexual pueden o no contraer matrimonio, el cual es un acuerdo de voluntades individuales, mientras que en la órbita religiosa, las iglesias y los credos están en su total libertad de definir sus doctrinas.

Entre los países que mejor se desempeñan en el índice de creatividad están Suecia, Canadá, Nueva Zelandia, Dinamarca, EE. UU. y Noruega. Curiosamente, en el indicador de tolerancia estas mismas naciones toman la delantera.

Dicho de otra manera, la apertura y tolerancia racial y sexual juegan un papel preponderante para atraer a la clase de trabajadores con mayor potencial en los sectores que nos acercan a la economía del conocimiento. Algo debe servir para la reflexión sensata: las señales desapasionadas que nos brinda la evidencia.

Iván Duque Márquez

Autor de Pecados Monetarios y de Maquiavelo en Colombia

ivanduquemarquez@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado