Iván Duque Márquez
columnista

Un salto por la equidad

Colombia está ad portas de dar un paso importante en materia de salud y equidad laboral con el proyecto de ley de ampliación de licencia de maternidad

Iván Duque Márquez
Opinión
POR:
Iván Duque Márquez
septiembre 14 de 2016
2016-09-14 08:36 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785f521195.png

Del 1 al 7 de agosto se celebró la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Actualmente, Colombia está ad portas de dar un paso importante en materia de salud y equidad laboral con el proyecto de ley que se encuentra en curso en el Congreso, y el cual solamente está pendiente de la discusión en plenaria para su último debate.

Con esta iniciativa se busca ampliar la licencia de maternidad, pasando de catorce (14) a dieciocho (18) semanas, tiempo que corresponde a lo sugerido por la OIT en la recomendación N° 191 del 2000, en la cual se propuso extender la licencia de maternidad a dieciocho semanas, por lo menos, pensando en el gran provecho que trae para la sociedad.

Aunque son varios los beneficios, estos dependerán de la durabilidad de la lactancia materna. Entre ellos, está el fortalecimiento del vínculo entre madre e hijo. La Unicef, también señala como beneficio principal el aporte al desarrollo del sistema inmunológico, sensorial y cognitivo de los niños: además de que los menores que son alimentados con leche materna, de manera exclusiva, durante sus primeros seis meses de vida, reducen considerablemente los riesgos de mortalidad infantil.

Son varios los estudios que evidencian las ventajas en materia de lactancia materna. Específicamente, la OMS describe en un estudio que el riesgo de muerte por diarrea entre lactantes menores de 6 meses de edad –que han recibido lactancia materna de forma parcial– fue 8,6 veces mayor, en comparación con los menores que recibieron leche materna exclusiva.

Para las madres, el beneficio se evidencia en la prevención que le brinda esta práctica en la disminución del riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario en el futuro, además de ayudarles a reducir el peso luego del embarazo.

Finalmente, un beneficio tanto para las madres como para los empleadores radica en el impacto que tiene la disminución de las enfermedades derivadas de la falta de lactancia exclusiva, o de cuidado del menor por el retorno a la actividad productiva, debido a que esto se traduce en un descenso en el ausentismo por parte de la madre.

Ahora, si revisamos algunos indicadores de lactancia materna en nuestro país, encontramos que la última Encuesta Nacional de Demografía y Salud (2010) registra que 19 departamentos están por debajo de la media nacional en duración de lactancia materna exclusiva.

A pesar de que no falta quienes consideran que esta iniciativa puede tener un impacto negativo en el mercado laboral, es importante resaltar que un estudio de la Universidad del Rosario concluye que el aumento de las 14 semanas en la licencia de maternidad no significó un desincentivo en la empleabilidad laboral femenina en el país.

Finalmente, otro aspecto a considerar son las semanas cotizadas para pensión en la mujer: 18 semanas equivalen aproximadamente al 1,4 por ciento del total de tiempo de cotización; aumentar esas 4 semanas es apenas el 0,3 por ciento adicional.
En manos del Congreso está la responsabilidad de dar este gran salto por la equidad.

Senador
ivanduquemarquez@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado