Johanna Peters

Buffett les apuesta a las mujeres

Johanna Peters
POR:
Johanna Peters
mayo 31 de 2013
2013-05-31 05:20 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf3946843.png

En un ensayo para la revista Fortune, Warren Buffett predice un positivo futuro para los Estados Unidos gracias a un elemento: las mujeres.

Empieza su escrito sosteniendo que desde 1776 Estados Unidos ha visto un progreso sin precedentes gracias a un sistema político y económico que permite apalancar el potencial humano a un nivel extraordinario y sin comparación.

Sin embargo, afirma que este desarrollo se ha logrado utilizando, básicamente, solo la mitad del talento del país. “Durante la mayoría de nuestra historia, las mujeres –sin importar sus habilidades– han sido relegadas a las líneas de banda. Solo en años recientes hemos corregido este problema”.

Basa sus argumentos no solo en cómo las leyes de Estados Unidos relegaron a las mismas –donde apenas en 1982 una mujer llegó a la Corte Suprema–, sino que explica cómo en su propia familia sus hermanas fueron formadas por sus padres y la sociedad en anhelar un buen matrimonio, mientras a él le decían que aprovechara las oportunidades que el mundo ofrecía.

Claro, reconoce que en décadas recientes esto ha ido cambiando y que hay más y más mujeres en posiciones de liderazgo. No obstante, Buffett todavía ve un obstáculo serio en el surgimiento de las mujeres en el mundo laboral, y este radica en que las mismas “continúan autoimponiéndose límites y excluyéndose de lograr su potencial”.

Cita el ejemplo de Katherine Graham, quien fuera accionista mayoritaria y presidenta del Washington Post Company desde 1963 hasta su muerte, en el 2001.

Graham, a pesar de haber logrado convertirse en la primera mujer CEO de una empresa Fortune 500, haber incrementado el valor de la acción del grupo editorial en un 4000 por ciento durante su gestión y, adicionalmente, haber obtenido un Premio Pulitzer por su autobiografía, nunca –según Buffett– dejó de dudar de sus capacidades.

“Le habían lavado el cerebro –no me gusta esa palabra, pero es la apropiada– su madre, su marido y quién sabe quién más, que la hicieron creer que los hombres eran superiores, particularmente en los negocios”.

Buffett cierra su ensayo con un llamado a que sean los mismos hombres los que se unan a la búsqueda de la equidad de género, no solo por motivos éticos, sino por interés propio. “Colegas masculinos, suban a bordo. Entre más se acerque Estados Unidos a emplear todo el talento de sus ciudadanos, mayor será la producción de bienes y servicios que tendremos.

Hemos visto lo que se puede lograr usando solo el 50 por ciento de nuestra capacidad humana. Si visualiza lo que el 100 por ciento podrá hacer, usted me acompañará en mi optimismo desbordado por el futuro del país”.

Este llamado, aunque orientado a Estados Unidos, es cierto y aplicable a cualquier país del mundo y, obviamente, a Colombia. Espero que, al igual que en otros casos, suceda que cuando Warren Buffett habla, el mundo escucha y así nosotros aprovechemos acá ese 50 por ciento de talento colombiano que no estamos potencializando en su debida manera.

Johanna Peters

Consultora en comunicaciones

Johanna.Peters@fticonsulting.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado