Johanna Peters

‘Algo va mal’

Johanna Peters
POR:
Johanna Peters
septiembre 05 de 2013
2013-09-05 01:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf3946843.png

“Hay algo profundamente erróneo en la forma en que vivimos hoy”. Así comienza el libro Algo va mal, del académico Tony Judt (Q. E. P. D.), que resume perfectamente dónde estamos.

El paro agrario y el masivo impacto que tuvo en las ciudades –tanto físico como digital– muestra cómo también nos llegó una ‘primavera’ (no sabemos aún su potencia) en la cual la gente se aburrió de las promesas incumplidas de los políticos, los partidos y los gobiernos de turno, y donde un Estado históricamente frágil sigue en deuda con la mayoría de la sociedad colombiana.

En otros lados del mundo se evidencia, igualmente, la lapidaria frase de Judt. Los norteamericanos se alistan para iniciar otra guerra –esta vez contra Siria– como si los funestos resultados de Irak y Afganistán no hubieran dejado lección alguna.

En nuestro vecindario los ejemplos más que afloran: en Ecuador, el Presidente, que se jacta de ser aliado de los pueblos indígenas, ahora ha decidido ir detrás del petróleo en la Amazonia, donde residen etnias que nunca han tenido siquiera contacto con el mundo civilizado.

En Argentina, cuentan que la corrupción es de tal tamaño que hay que pagar hasta mordida para que los recolectores de basura pasen por la casa, y Venezuela demuestra cómo un gobierno ilegítimo se mantiene en el poder sin el apoyo de la mayoría de la población, y se convierte en el hazmerreír del mundo.

Ejemplos de que estamos mal es lo que hay, pero es claro que las palabras esbozadas en el 2010 por Judt, sirven para enmarcar que nos encontramos ante un problema global: vivimos gobernados por individuos y Estados que no responden a las necesidades de los ciudadanos.

Desde Egipto hasta EE. UU., pasando por México y Brasil, los ciudadanos no ven que los gobiernos ofrezcan soluciones a sus problemas.

Gracias a la revolución digital, este descontento se está canalizando. Ha sido a través de marchas convocadas por las redes sociales que se ha puesto a la paquidérmica estructura del Estado a reaccionar.

Pero esto tampoco resuelve el problema de fondo, ya que, como bien lo señala Judt, lo que nos une en estas movilizaciones está basado en emociones y un sinnúmero de intereses que no logran convertirse en objetivos colectivos.

Por eso esta ‘primavera’ colombiana se convierte en un reto tan difícil de enfrentar y resolver. Más aún cuando un potencial acuerdo de paz nos obliga a mirar de frente los problemas históricos de nuestro país y buscarles una solución.

Evidentemente, se requiere un pacto nacional, pero no solo para el campo o de parte del Gobierno y los partidos políticos.

Para que las cosas dejen de estar tan mal, es necesario que lleguemos a este acuerdo con una amplia participación ciudadana y un compromiso de largo plazo del sector privado.

Johanna Peters

Managing Director FTI Consulting

johanna.peters@fticonsulting.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado