Jorge Alonso Ruíz
Comentario de la semana

Crónica de una baja en tasas

Hubo otra razón, aparte de la del crecimiento económico, que tuvo peso en el momento de decidir bajar tasas: la baja en la confianza de consumidores.

Jorge Alonso Ruíz
POR:
Jorge Alonso Ruíz
febrero 27 de 2017
2017-02-27 09:47 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e4861cc84.png

Corría la 1:26pm del día viernes 24 de febrero de 2017. Siempre me ha gustado averiguar de qué hablan en una reunión así (aparte de lo técnico, profesional y serio claro está), qué tipo de chistes hacen, no sé, siempre me ha llamado la atención saber si de pronto ponen apodos o hacen comparaciones jocosas de que tal vez la tasa de usura tal cosa, o el clásico formato de chiste en el que iba una vez Marx, Trump y Yellen y se encontraron un banco o algún tipo de chiste técnico hipotético y economista. Eso queda para mi imaginación, como tantas cosas en la vida.

Me refiero a la reunión de tasas del Banco de la República. Ahí, a esa hora como les digo, 1:26pm, decidieron bajarlas del 7.50% al 7.25%. Lo que está detrás de este precepto es la intención de incentivar el crecimiento del Producto Interno Bruto que, como ya vimos la semana pasada, quedó en 2% para el año pasado. Si esto es bueno o malo es relativo y no hay una respuesta única y absoluta. Se manifestó que hay riesgo, incluso está la posibilidad de reducir el pronóstico para 2017 de esa misma variable, el PIB. Es decir, hay dudas de cómo será nuestro desempeño este año.

En el mercado financiero ocurría lo siguiente. A la 1pm el dólar cerraba a 2.872 pesos y lo último operado en el SEN eran los Mayos de 2022 al 6.53% y los Julios de 2024 al 6.70%. Luego de la noticia, mientras la gente almorzaba, no sé, alitas BBQ o ensaladas frías de spaghetti, a esa misma hora luego de la decisión operaron esos mismos Julios al 6.62% a la 1:55pm; luego a las 3:28pm esos mismos títulos de 2024, tan famosos aquí en la Vida en Finanzas, terminaron operando al 6.605%. Es claro que la percepción fue bajista.

Hubo otra razón, aparte de la del crecimiento económico, que tuvo peso en el momento de decidir bajar tasas: la disminución en la confianza de los consumidores. Este medidor es muy importante y diciente. Al bajar tasas se busca transmitir el mensaje de que están comprometidos con esa recuperación de la confianza, por decirlo de alguna manera.

Yo sigo pensando en los temas de conversación. De hecho siempre pienso en qué conversa la gente en los almuerzos, en las cenas, en los matrimonios, en todo lado. No lo quiero averiguar y prefiero seguir imaginándomelo. De lo que sí estoy seguro es que está toda la mejor intención, de que nada es tomado a la ligera y que siempre se busca tomar la mejor decisión posible. No es fácil.

Esta vez bajaron las tasas, desde hoy empieza un nuevo orden al 7.25%. De cómo reaccione esta semana el mercado ahí sí no sé, ahí sí es harina de otro costal. De otro costal y del otro costado.

Por: Jorge Alonso Ruiz Morales.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado