Jorge Coronel López

Desafiar las políticas habituales

Jorge Coronel López
Opinión
POR:
Jorge Coronel López
enero 04 de 2015
2015-01-04 11:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

Ha sido habitual que las políticas de empleo busquen alcanzar tal objetivo mediante beneficios tributarios o por la vía del gasto público, dejando todo un campo de discusión sobre sus efectos, pues todavía es muy controvertible si los empleos generados han sido gracias a estas propuestas o fueron el resultado de un factor externo no incluido en la política; e incluso, cabría preguntar, cuál ha sido el costo de oportunidad para el Estado al asumir una u otra postura cuando decide enfrentar el problema del desempleo. Otros interrogantes pueden ser: ¿qué tanto de los beneficios tributarios han ido a parar en las utilidades de los empresarios? ¿Será que hubiese sido mejor seguir con la tributación, pero destinando el equivalente al beneficio hacia un programa de empleo público o hacia la corrección de las fricciones del mercado laboral?

Para no continuar en esa misma dirección, se pretende aquí deslizar una idea con el fin de provocar reflexiones sobre la posibilidad de vincular más personas al mundo laboral, logrando así beneficios laborales y sociales. Tal vez la pregunta que se intente responder gira sobre la posibilidad de generar más vinculación laboral sin tener que recurrir a un incentivo como lo es el beneficio tributario y sin tener que incurrir en más gasto público –incluso aplica para los privados–. No obstante, hay que tener cuidado, ya que soltarle ese interrogante a un político es altamente riesgoso, pues inmediatamente respondería que sí es posible y seguramente por su imaginación pasarán una cantidad de ideas que podrían conducir efectivamente a más empleos, pero con características de ineficiencia, pérdida de dinero, desvío de recursos y casi todos mediados por una cantidad de proyectos muy cuestionables, que en definitiva no cumplirían el objetivo que aquí se sugiere. Por lo tanto, de ese tipo de empleo no se está hablando.

El empleo que se busca generar debe garantizar salario, seguridad social, prestaciones sociales y estabilidad laboral para que el trabajador pueda planificar su futuro. Cabe advertir que esta idea no es obviamente aplicable a todos los cargos, pero, sin duda, existen muchos puestos de trabajo en los cuales sería viable su aplicación, si se rompieran muchos temores y paradigmas, y suponiendo que pueden existir bastantes personas con cierto nivel de ingresos que estarían dispuestas a cambiar su jornada laboral y sacrificar ingresos por tiempo.

En tal sentido, la idea es reducir a medio tiempo la jornada de una persona vinculada tiempo completo, creando así el espacio para la vinculación de una persona nueva. Si se revisa con detalle, los costos laborales del nuevo empleado serán pagados con la reducción de costos del trabajador que ha disminuido su jornada, y si se analizan los beneficios, ellos no serían solamente laborales, también serían sociales, ya que las familias tendrían más tiempo disponible para el acompañamiento y la crianza de los hijos, factor desencadenante de muchos de los problemas que hoy aquejan a la sociedad.

Bienvenido el desafío a las políticas habituales.

Jorge Coronel López

Economista - Profesor de la Universidad de Medellín

jcoronel2003@yahoo.es


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado