Jorge Coronel López
columnista

Descifrando a la derecha

Están equivocados los que aún creen que los persistentes ataques de la derecha, sean contra el proceso de paz y su implementación.

Jorge Coronel López
Opinión
POR:
Jorge Coronel López
julio 12 de 2017
2017-07-12 03:20 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

Están equivocados los que aún creen que los persistentes ataques de la derecha, representada por el Centro Democrático, sean contra el proceso de paz y su implementación. El objetivo no es ese ahora. Las motivaciones de los ataques han ido cambiando según las circunstancias y con la misma velocidad con que se inventan las infamias. Por ejemplo, en algún momento el objetivo fue impedir que la mesa de negociación se instalara, pero al no lograrlo, sobrevinieron mentiras y falacias contra todo el proceso de paz. La idea era desprestigiar a cualquier precio -como es su costumbre- y generar más odio y rechazo capturando incautos.

Luego, el objetivo fue evitar que el proceso terminara, al no lograrlo, pese a haber fabricado más mentiras y falacias, hubo acuerdo final y llegó el plebiscito, que se convirtió en su nuevo objetivo. La premisa fue sencilla: si el Gobierno y las Farc negociaron un acuerdo de paz, pero algunos colombianos odian a las Farc; entonces, el Gobierno y las Farc no lograrán cambiar el odio mediante un acuerdo, ni estos colombianos odiadores estarán de acuerdo con la negociación. Y tuvieron éxito, evitaron la aprobación del plebiscito, aunque con mentiras como lo declaró el Gerente de la campaña. Esta vez sí fue la vencida y ganaron contra todo pronóstico.

Reconociéndoles la victoria, fueron invitados a exponer sus desacuerdos. Curiosamente, no coincidieron con las mentiras dichas, propusieron aspectos ya incluidos y pedían imposibles que no son lógicos para una paz negociada, demostrando que su idea de paz pasa por unos puntos que difícilmente pueden ser acordados, quedando como única alternativa la guerra, así se incomoden cuando se les recuerda. El Centro Democrático sabe bien que así es y se disgusta, como el mago, cuando le destapan la carta tramposa que esconde para su truco.

Después cambiaron el objetivo: evitar la refrendación del nuevo acuerdo en el Congreso, lo cual no lograron. Luego vinieron las trabas a la implementación y algo han logrado, contribuyendo a los incumplimientos del Gobierno al proceso, y no al contrario, como sostiene el Centro Democrático, sus voceros y el Alcalde de Medellín.

Pero ahora cuando empieza la contienda electoral, el objetivo ha vuelto a cambiar. La idea es crear miedo en la comunidad internacional hablando de narcotráfico, terrorismo -olvidando que ya no hay combates, muertos, heridos ni víctimas de minas-, y persistiendo en negar el conflicto armado, su mayor contradicción. La estrategia es hablar mal del país, crear pánico, provocar desconfianza entre potenciales inversionistas, organizaciones financieras, organismos multilaterales y la comunidad de países organizados, esperando una reacción negativa contra el país para desestabilizar la economía y aprovechar la situación asociándola a un mal manejo económico, o incluso, con Venezuela, que es cínicamente su caballito de batalla. También buscarán no dejar escapar cualquier situación interna para engañar, calumniar y confundir y para ello el Centro Democrático es capaz de fabricar un desabastecimiento regional de alimentos con el interés de volver al poder, su nuevo objetivo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado